Anda di halaman 1dari 4

Reflexión

Reflexión T ÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA [3–6] El uso de cuadernos de actividades para aprender

TÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA

[3–6]

El uso de cuadernos de actividades para aprender matemáticas en educación infantil

Gloria Olmos ı Àngel Alsina

Este artículo hace una reflexión acerca del panorama actual sobre uso de los cuadernos de matemáticas en educación infantil y algunas cuestiones que miran a los profesionales implicados en el desarrollo del pensamien- to matemático de los niños y niñas de esta etapa.

Palabras clave: educación matemática, educación infantil, apren- dizaje significativo, cuadernos de actividades, representación, códigos simbólicos.

Introducción

¿Qué tipo de ayudas tiene que proporcio- nar el profesorado de educación infantil a sus alumnos para desarrollar el pensamiento mate- mático? Muchos docentes de esta etapa que bus- can la profesionalización y la innovación edu- cativa como recurso para afrontar las dificultades o las carencias del sistema educa- tivo se plantean esta cuestión. Sin embargo, no es fácil de responder, puesto que el papel de las maestras y los maestros incluye múlti- ples dimensiones y está considerado un ele- mento clave para la introducción de cambios. Así pues, las opiniones del profesorado res- pecto a diversas cuestiones como, por ejemplo, de qué manera deben enseñarse las matemá- ticas en educación infantil, cómo las aprenden

38 | Aula de Infantil núm. 53 pp. 38-41 enero-febrero 2010

los alumnos de las primeras edades, cómo in- terpretan las maestras y los maestros el cu- rrículo educativo, cómo enfocan la inclusión educativa, cómo entienden su propio rol, o cómo valoran los materiales o recursos que tienen a su alcance, entre otros aspectos, con- llevan la incorporación o no de determinadas mejoras o propuestas, y conducen a una prác- tica educativa concreta y diferente de cual- quier otra. En este artículo vamos a centrarnos en una de estas dimensiones –el uso de cuadernos de actividades y/o libros de texto–, puesto que diversos autores, como Martínez Bonafé (2007) y Parcerisa (2007), ponen de manifiesto que, a pesar de existir un amplio consenso sobre la necesidad del cambio y la mejora en la escuela, los cuadernos de actividades (llama- das «fichas» en el argot de las maestras y los maestros de educación infantil) continúan siendo el principal recurso utilizado por los do- centes en todos los niveles educativos. La re- flexión de estos autores va mucho más allá cuando exponen que este recurso es un freno para la innovación y la introducción de cam- bios de mejora en las aulas. Desde esta pers- pectiva, que compartimos en su totalidad, pretendemos profundizar, en primer lugar, en el panorama actual para poder aportar, en la segunda parte del artículo, algunas cuestiones

Reflexión

Reflexión T ÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA [3–6] que sirvan de reflexión a los profesionales im-

TÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA

[3–6]

que sirvan de reflexión a los profesionales im- plicados en el desarrollo del pensamiento ma- temático de los niños y las niñas de educación infantil.

Panorama actual de los cuadernos de actividades en educación infantil

Diversos autores confirman que actual- mente en muchas aulas de educación infantil los procesos de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas se fundamentan todavía en los cuadernos de actividades, argumento que com- partimos muy a nuestro pesar. En este sentido, Martínez Bonafé (2007) expone que, haciendo un recorrido histórico, observamos que no se han modificado las condiciones que regulan la necesidad institucional de los cuadernos de ac- tividades, prevaleciendo de esta manera como el gran recurso que está bendecido por la ma- yoría, en cuanto que hay la necesidad de usar un manual para abordar las prácticas educati- vas. Parcerisa (2007) expone que, a pesar de que el concepto de este recurso didáctico ha ido variando a lo largo del tiempo, continúa siendo un material que, con un número deter- minado de páginas, desarrolla los contenidos de un área para un curso escolar, distribuyén- dolos en unidades, secciones, bloques temáti- cos, etc. Subraya que este recurso está pensado para la transmisión de conocimientos, no para la construcción significativa por parte del alumnado, ya que predomina la explicación

En muchas ocasiones, los cuadernos se convierten en depositarios de la función docente, constituyéndose como determi- nantes en las decisiones sobre lo que se enseña y cómo se enseña en la escuela

del docente sobre qué se tiene que hacer: leer, pegar, pintar, rodear, hacer algún ejercicio, etc. Por otro lado, añade el autor, se caracterizan por la presentación de un contenido que se convierte en prescriptivo, con toda una serie de actividades cerradas, homologadas y, en mu- chos casos, autosuficientes. De esta manera, en muchas ocasiones, los cuadernos se convierten en depositarios de la función docente, consti- tuyéndose como determinantes en las decisio- nes sobre lo que se enseña y cómo se enseña en la escuela. Además, desde nuestro punto de vista, a menudo los cuadernos de actividades están desvinculados de la realidad del alumno, no responden a la diversidad y no permiten trabajar a partir de la zona de desarrollo próxi- mo de cada alumno, frenando así la comunica- ción de experiencias personales, las propias emociones y, en definitiva, la construcción sig- nificativa del aprendizaje. De lo dicho hasta ahora se desprenden dos aspectos:

En primer lugar, parece obvio que el cua- derno de actividades continúa ejerciendo un control considerable en el diseño y desarrollo de la enseñanza o, dicho de otra manera, en el trabajo diario de muchos docentes de educación infantil. En segundo lugar, pensamos que es nece- sario un análisis profundo del uso que se hace de los cuadernos de actividades durante el proceso de enseñanza-apren- dizaje en general, y en las primeras edades en particular: el qué, el cómo, el cuándo, el porqué y el para qué, ya que una plani- ficación pensada y estructurada en fun- ción de las necesidades del grupo-clase, compartida con los alumnos que lo confi- guran y considerando el contexto donde se encuentran, contribuirá mucho más

39 | Aula de Infantil núm. 53 enero-febrero 2010

Reflexión

Reflexión T ÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA [3–6] significativamente a su desarrollo global y personal y,

TÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA

[3–6]

significativamente a su desarrollo global y personal y, consecuentemente, a la adqui- sición de nuevos aprendizajes y al fomen- to de nuevos interrogantes que despierten la curiosidad de todos.

¿Para qué, por qué y cómo deberían usarse los cuadernos de actividades en educación infantil?

Un grupo de maestros de Rosa Sensat presenta una carta en el monográfico «Uso y abuso de los libros de texto» (Scientia Ómnibus, 2006), en la que se expone que los cuadernos de actividades no son el único ni el gran recur- so, sino uno más, que, bien utilizado, puede ser una herramienta pedagógica de provecho, tanto para la construcción de conocimiento por parte de los alumnos como para la oferta de ayudas al profesorado. En la misma línea, Ribas (2006) defiende que los recursos escritos edita- dos deberían ayudar a llevar a cabo los proce- sos de enseñanza y aprendizaje, con el fin de vehicular la propuesta didáctica que se consi- dere más adecuada y oportuna de acuerdo con los objetivos planificados. De las aportaciones anteriores se despren- den, como mínimo, dos reflexiones: en primer lugar, los cuadernos de actividades no pueden ser un software que, engañosamente, libere a las maestras y a los maestros de trabajo; y en se- gundo lugar, pensamos que los cuadernos de ac- tividades no tienen que desaparecer, pero es muy diferente si se utilizan como material prescripti- vo y regulador de la práctica educativa o como un material más de referencia en combinación con otros materiales y recursos. Así pues, la cues- tión no es la supresión de los cuadernos de acti- vidades en educación infantil. Estos recursos pueden ejercer una función, por lo que no somos

40 | Aula de Infantil núm. 53 enero-febrero 2010

partidarios de posturas extremas y drásticas que defienden la quema de todos los materiales edi- tados en educación infantil. Hay matices: si bien es cierto que durante el primer ciclo no tienen razón de ser, pensamos que en el segundo ciclo, y sobre todo a finales de éste, pueden servir para representar en el papel el aprendizaje realizado; para ayudar a los alumnos a pasar progresiva- mente de contextos de aprendizaje concretos como, por ejemplo, la observación del entorno, la manipulación, la experimentación o el juego, a situaciones más abstractas como la representa- ción gráfica y simbólica en el papel; o bien para evaluar un aprendizaje realizado, aunque debe- mos tener en cuenta que la evaluación es una parte más del proceso de enseñanza-aprendiza- je, por lo que parece obvio que debe estar en sin- tonía con este proceso. Si estamos de acuerdo con que los cua- dernos de actividades no deben desaparecer, sino que es preciso replantearse su función, otro interrogante que debemos formularnos es cómo hemos de usarlos. Nuestra respuesta es muy clara y concreta: pensamos que las fi- chas deberían ser una herramienta o material complementario, no la base ni la guía curricu- lar que seguir a lo largo de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Es obvio que para desarrollar el pensa- miento matemático en educación infantil hace falta estructurar los procesos de enseñanza y aprendizaje a partir de unas estrategias que re- quieran, por parte del profesorado, una flexibi- lidad en la programación y una diversidad en los recursos de información, en los materiales y las actividades y en la organización del grupo- clase. Alsina (2006) expone cuáles son algunas de las necesidades de los niños para desarrollar el pensamiento matemático. En la secuencia didáctica que propone, las fichas o el cuaderno

Reflexión

Reflexión T ÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA [3–6] de actividades aparecen en última instancia como una

TÉCNICAS DIDÁCTICAS DE LA MATEMÁTICA

[3–6]

de actividades aparecen en última instancia como una posibilidad más que puede servir de cierre de una unidad didáctica, pero nunca un punto de partida. Hemos empezado este artículo con una pregunta y terminamos con otra, que puede servir para que los profesionales que se han cuestionado alguna vez el uso abusivo de los cuadernos de actividades para desarrollar el pensamiento matemático en educación infantil inicien procesos de reflexión de forma indivi- dual y en grupo: ¿el uso exclusivo de las fichas es uno de los tópicos difíciles de superar por- que es cómodo y da seguridad seguir las direc- trices que marca?

HEMOS HABLADO DE:

Técnicas didácticas de las matemáticas.

Cuadernos de trabajo.

Referencias bibliográficas ALSINA, À (2006): Como desarrollar el pensamiento matemático de 0 a 6 años. Barcelona. Octaedro-Eumo. MARTÍNEZ BONAFÉ, J. (2007): «¿El libro de texto para la innovación educativa?». Aula de Innovación Educativa, núm. 165, pp. 12-14. PARCERISA, A. (2007): «Materiales para el aprendizaje:

más allá del libro de texto y de la escuela». Aula de Innovación Educativa, núm. 165, pp. 7-11. RIBAS, T. (2006): «Com ens poden ajudar els llibres de text?». Perspectiva Escolar, núm. 302, pp. 15-18. SCIENTIA ÓMNIBUS (2006): «Carta a un llibre (de text) de ciències». Perspectiva Escolar, núm. 302, pp. 19-22.

Gloria Olmos

Àngel Alsina

Universidad de Girona

angel.alsina@udg.es

Este artículo fue recibido por AULA DE INFANTIL en diciembre de 2008 y aceptado en marzo de 2009 para su publicación.

VUESTRAS VOCES, VUESTRAS EXPERIENCIAS

 
 

CUÉNTANOS LO QUE HACES

 

Por ejemplo: elaboración de materiales, construcción de

juguetes, juegos, organización de aspectos puntuales

COLABORA CON AULA DE INFANTIL

 

(espacio, tiempo, rincones, etc.). Extensión: 1 página.

Puedes enviar:

Opiniones para la sección «¿Y tú qué piensas?». Extensión: 10 líneas mecanografiadas.

Artículos

para

las

secciones

de

«Intercambio

de

Informaciones para la sección «Miscelánea» (convoca-

Las colaboraciones las podéis enviar a A ULA DE I NFANTIL .

Experiencias», «Desde la Diversidad», «Ventana Abierta», etc. Extensión: 4 páginas a doble espacio. Se entregará en papel y en CD o bien se enviará el archivo digital por correo electrónico. Los artículos han de incluir un resumen de 3-4 líneas. Se pueden adjuntar fotografías, ilustraciones, etc. (en formato jpg, tif o eps) en archivos independientes del texto.

Ideas concretas para la práctica cotidiana que den res- puesta inmediata a «¿Cómo puedo hacer…?».

torias, jornadas, grupos de trabajo, materiales, páginas web, etc.).

C/ Hurtado, 29. 08022 Barcelona. Tel. 934 080 455. O por correo electrónico a: editorial@grao indicando, en el asunto del mensaje: «Artículo Aula de Infantil» Es necesario adjuntar vuestros datos personales, profe - sionales, la dirección y el teléfono.

41 | Aula de Infantil núm. 53 enero-febrero 2010