Anda di halaman 1dari 3

ENTREGAR A SATANÁS (1 CO. 5:5)

Básicamente hay dos interpretaciones de esta frase.

A. Los diferentes puntos de vista:

David Suazo, 1981

1. La frase significa solamente excomunión. Esta es una frase equivalente a fuese

quitado de en medio de vosotrosdel v. 2. 1 Los argumentos a favor de esta

interpretación son:

a. Con base al v. 2. Como los corintios no habían hecho lo que correspondía,

entonces Pablo optó por hacer él mismo lo que los corintios no habían hecho:

excomulgar al pecador. 2

b. Según Colosenses 1:13 3 y 1 Juan 5:19 4 Satanás es el reyde este mundo. Por lo

tanto, todo aquel que es separado de la iglesia, automáticamente cae en territorio

de Satanás. En este sentido es entregado a Satanás. 5

Algunas objeciones:

a. No explica satisfactoriamente la frase: para destrucción de la carne. Algunos dicen

que aquí carnees la naturaleza pecaminosa. Pero como está en contraste con

espíritu, es más normal entenderla como cuerpo. 6

b. Entregar a Satanásno es una frase que se usaba normalmente para excomulgar.

Así que era poco probable que los lectores de Pablo la hubieran entendido así. 7

1 Charles Hodge, Comentario sobre la Primera Epístola a los Corintios, trad. por Miguel Blanch (Londres: Banner of Truth,1969), pág. 79.

2 Ibid.

3 Norman Hillyer, Primera y Segunda Corintios, en Nuevo Comentario Bíblico, ed. por D. Guthrie y J. A. Motyer (El Paso: Casa Bautista de Publicaciones, 1977), pág. 784.

4 S. Lewis Johnson, Primera Epístola a los Corintios, en El comentario bíblico Moody:

Nuevo Testamento, ed. por Everett F. Harrison (Chicago: Editorial Moody,1965), pág. 294.

5 Ernesto Trenchard, La Primera Epístola del Apóstol Pablo a los Corintios (Madrid:

Literatura Bíblica, 1970), pág. 88.

6 Hodge, Comentario sobre Primera Corintios, pág. 80.

7 Ibid., pág. 79.

Suazo, Entregar a Satanás (1 Co. 5:5), pág. 2

2. La frase significa algo más que excomunión. En esta interpretación la mayoría de

comentaristas apoyan que significa un castigo corporal para el pecador, que incluso

puede llegar a la muerte. 8 Argumentos a favor:

a. La Biblia presenta a menudo a Satanás como el que causa males físicos. 9

b. Los Apóstoles tenían la autoridad de juzgar con males físicos (Elimas en Hch.

13:6.11) y aún con la muerte (Ananías y Safira, Hch. 5:1-11). 10

c. En 1 Timoteo 1:20 aparece la misma frase con relación a los herejes Himeneo y

Alejandro, donde Pablo actúa de manera similar, dando a entender que estos

herejes sufrirían físicamente para aprender a no blasfemar. 11

d. En 1 Corintios 11:30-32 Pablo dice que algunos de los corintios han muerto por

pecado en su vida.

Objeciones:

a. El pecado tratado es un pecado inmoral, y por lo tanto se espera una restauración

moral. De allí que carnesignifica deseos pecaminosos y no cuerpo. 12

b. No hay prueba de que este hermano haya sufrido algún mal físico como en los

casos de Ananías, Safira y Elimas, donde sí se menciona el mal físico que sufrieron

específicamente.

B. Conclusión personal

1. Al analizar las diferentes posiciones es claro que la interpretación segunda es la más

convincente, y por lo tanto a ella me adhiero. La prueba bíblica apunta hacia un castigo

físico que puede llegar a ser la muerte misma.

2. En relación a la aplicabilidad para hoy día, tampoco hay unidad de criterio entre los

comentaristas. Unos dicen que este tipo de disciplina es norma para la actuación de la

8 Lorenzo Turrado, Hechos de los Apóstoles y Epístolas Paulinas (Biblia Comentada 6; Madrid: La Editorial Católica, 1965), pág. 395.

9 Hodge, Comentario sobre Primera Corintios, pág. 79.

10 Trenchard, Primera Epístola a los Corintios, pág. 89.

11 Ibid.

12 Hodge, Comentario sobre Primera Corintios, pág. 80.

Suazo, Entregar a Satanás (1 Co. 5:5), pág. 3

Iglesia de hoy ante pecados escandalosos. 13 Otros dicen que solo los Apóstoles en

aquellos tiempos podían hacer algo semejante. 14

C. Aplicación. Como corolario se puede decir que la disciplina no se debe evitar en la Iglesia.

Es necesario enfrentarla y aplicarla. Es obvio que ningún pastor hoy tiene la autoridad

apostólica de infligir castigos corporales a los hermanos que cometen pecados

escandalosos. Pero también es muy cierto que todo creyente pecador debe esperar castigo

físico, aun la muerte. Por lo tanto, la Iglesia puede aplicar disciplina con la petición de que

Dios se encargue de castigar físicamente al infractor (usando o no a Satanás).

13 Trenchard, Primera Epístola a los Corintios, pág. 89.

14 Carlos R. Erdman, La Primera Epístola de Pablo a los Corintios (Jenison, Michigan:

TELL, 1974), pág. 67.