Anda di halaman 1dari 15

1.In

troducción

Autor de una producción vastísima, pródiga en obras maestras incluso desde el punto de vista literario, Platón es uno de los más grandes genios con que ha contado la humanidad.

Recogiendo la semilla de su maestro Sócrates, y oponiéndose al relativismo sofístico, se aplicó, guiado por su intuición prodigiosa, a la búsqueda de la veracidad y verdad. De este proyecto, puesto en práctica durante toda su vida, nació una gran filosofía acerca de las ideas, que marcó para siempre el acontecer filosófico de Occidente.

2.Vida

Descendiente de familia aristocrática, Platón nació en Atenas el año 427 a.C. Su verdadero nombre era Aristocles, pero se le conocía por Platón (debido, quizás, a la anchura de sus espaldas). Se inició en la filosofía de la mano del heracliteo Cratilo, pero el hecho que marcaría definitivamente toda su vida y el estilo de sus escritos (en forma normalmente de diálogos) fue su encuentro, cuando tenía 20 años, con Sócrates.

Tras la muerte de su maestro, dejó Atenas para dirigirse a Megara y, luego, hacia el 388 a.C. , al sur de Italia, donde entró en contacto con el pitagórico Arquitas en Tarento, gracias al cual el pitagorismo estará muy presente en la doctrina de Platón. Siempre estuvo en su ánimo dar empuje configurador a la realidad social y política.

Pero tras la injusta y vergonzosa condena y ejecución de que fue objeto Sócrates, decidió abandonar el ejercicio de la política. Al regreso a Atenas, Platón quiso devolver a Anníceris el dinero de su rescate, pero éste, no lo aceptó. Con aquel dinero Platón adquirió unos terrenos en los jardines donde estaba instalado el santuario al héroe Academo, de quien tomaría el nombre la escuela que en ese lugar fundó: "Academia". La Academia de Atenas puede ser considerada como la primera universidad de Europa, pues no sólo se enseñaba filosofía, sino también otras ciencias como astronomía, ciencias físicas, matemáticas, armonía, investagaciones sobre botánica, etc. La Academia perduró hasta el año 529 d.C., cuando el emperador Justiniano mandó clausurarla.

Dos veces más intentó Platón llevar a la práctica sus ideales políticos: con Dionisio II, y con Dión (en el 361 a.C.), quien requirió sus servicios. Dión terminaría asesinado, y Platón pasaría algún tiempo en la cárcel. En adelante, se entregó definitivamente y exclusivamente a la labor filosófica, como maestro de la Academia, y a sus escritos. Murió en el año 374 a.C., y fue enterrado en los jardines de la Academia.

3.Obra

Platón es el único autor de la antigüedad cuyas obras (diálogos en su gran mayoría) nos han llegado prácticamente en su totalidad. Se suelen clasificar del siguiente modo: 1) Escritos Socráticos o de juventud: Apología de Sócrates (no en forma de diálogo), Critón, Eutifrón, Laques, Ión, Protágoras, Cármides, Lisis, Trasímaco (en realidad es el primer libro de la Republica). 2) Escritos de transición: Gorgias, Menón, Eutidemo, Cratilo, Menexemo. 3) Escritos de madurez: Banquete, Fedón, República, Fedro, Parménides, Teeteto, Político, Filebo, Timeo, Critias, Leyes y Epinomis. Se le atribuyen también 13

Cartas, de las cuales la VII y la VIII aportan datos estimadísimos para conocer aspectos sobre su vida y de su doctrina.

4.La doctrina de Platón

4.1La teoría de las ideas

La doctrina de Platón comienza allí donde la había dejado Sócrates. Éste, en efecto, enseña que se da un bien moral que va más allá de la acción particular considerada como buena, y que sanciona todo acto. Pero esta respuesta no es suficiente para Platón. Hay que definir en qué consiste exactamente el bien en sí. ¿Cómo se forman en la mente o de dónde provienen esas ideas que nos hacemos de bien, justicia, belleza, honradez, etc.? La respuesta de Platón es la siguiente: existen realidades eternas que se hallan en un mundo separado no perceptible por nuestros sentidos.

A estos universales los denomina Ideas (ideia o eidos) (visión de algo en su ser eso que es). No hay que entender esas ideas a la manera en que hoy las comprendemos. Se trata más bien de arquetipos, paradigmas de los objetos de este mundo, los cuales para Platón son meras copias o "sombras", sujetas, por otra parte, a continuo fluir y devenir. Tampoco hay que entender ese "lugar" donde se hallan como un lugar espacial. Lo que Platón pretende con la teoría de las ideas es reconciliar y asociar la teoría parmenídea del ser inmóvil con la heraclitiana del devenir incesante.

De un lado tenemos el ser y su unidad que conforman el mundo de las ideas, y de otro, las cosas sensibles que conforman el mundo del devenir, del cambio. Las Ideas existen en comunidad jerarquizada, de modo que las inferiores se hallan comprendidas en las superiores,en una escala que culmina en la Idea de Bien.

De ella participan, en última instancia, todas las demás Ideas. Pero no hay que identificar esta Idea de Bien con Dios todopoderoso, porque ella hace referencia a un Alma y no a un Dios creador originario.

4.2El conocimiento

Para Platón, conocer es recordar, por reminscencia, las verdades ya sabidas por el alma antes de su encarnación. Conocer la verdad de un ser no es ir en pos del ser, sino de su Idea, de lo inmutable que en él reside. Platón viene a decir que toda la esencia nos ha sido dada de antemano, que ya está presente en nosotros y no precisamente por la experiencia. Esta doctrina del conocimiento la ilustra con el famoso mito de la caverna, narrado en el libro VII de la República: La naturaleza del hombre se asemeja a la de unos prisioneros encerrados desde su infancia en una caverna. Desde ella solamente ven las sombras que, reflejadas por el sol, se proyectan en la pared de enfrente. Si se soltara a uno de esos prisioneros, al principio se cegaría y no vería nada ,pero luego vería poco a poco los objetos tal como son. Llegaría, incluso, a ver el sol en su nítida pureza.

Así, los hombres, en su estancia terrena, no ven más que las sombras, es decir las proyecciones de la verdadera realidad. Pero según los grados de su perfección, pueden no sólo conocer los objetos iluminados, sino el sol mismo, que todo lo ilumina y que representa al Bien.

4.3Dios y el mundo

Platón no llega a una identificación expresa de su Idea de Bien con su Idea de Dios. Pero está claro que, aunque habla muy a menudo de los dioses, piensa en un solo Dios, idea que aparece más clara al final de su vida. Más allá de la letra de sus escritos, se puede concluir, manteniendo la fidelidad a su espíritu, que Platón tiene la idea de un Dios ordenador del mundo, y "situado" fuera del mundo. No se trata de un Dios personal,al estilo del Dios cristiano, sino de un primer ser, alma ordenadora por excelencia, quien valiéndose de demiurgos mediadores, configura el mundo a partir de la materia preexistente y crea las almas individuales y el alma del mundo. El mundo se debe a la bondad de Dios.

Platón expone el proceso de "creación" en el Timeo. Según él, el demiurgo (artesano divino), infundió un alma a la naturaleza amorfa preexistente, configurando las cosas en vista a los modelos de las Ideas. A la materia así informada la instaló en el espacio y en el tiempo. No se trata, pues, de una creación en sentido estricto de la palabra. En definitiva, el mundo material es "el mundo de las sombras", pues se contrapone al de las realidades, que es el mundo de las Ideas. Este mundo visible participa del mundo de las Ideas, ya que necesita de esa referencia para existir. El alma del mundo es inmortal y perdura después de la muerte , es semoviente y principio del movimiento de todo lo que no es ella misma ; cuerpo etc ...

4.4El hombre y el alma

Según Platón, el hombre se compone de alma y cuerpo, pero la parte absolutamente más noble y destacable es el alma, porque es espiritual, y por lo tanto eterna e imperecedera. La espiritualidad le viene dada por su origen, pues procede de una existencia anterior, donde fue puesta por los demiurgos. En aquel lugar contemplaba las Ideas, mas como castigo a una culpa cometida, fue arrojada al cuerpo, y en él mora temporalmente hasta que pueda regresar a su lugar de origen.

Por lo tanto, la unión alma-cuerpo es accidental, pero no con absoluta independencia. La interdependencia y complementareidad, las explica acudiendo a las tres partes de que consta el alma: la parte concupiscible o apetitiva (que tiene su sede en el vientre y a la que se deben las sensaciones placenteras), la parte irascible o volitiva (que reside en el pecho y a la que corresponden los afectos) y la parte racional o intelectual (que reside en la cabeza, que constituye la parte específicamente humana y que está en contacto con las Ideas).

En su obra `El diálogo de Fedro' describe esta explicación de modo simbólico: "El alma es semejante a un carro alado, del que tiran dos briosos corceles, uno blanco y otro negro, regidos por un auriga moderador". Cuando muere el cuerpo, el alma sigue existiendo. Esta existencia posterior será plena, si durante su peregrinaje por este mundo ha conseguido la purificación por medio de la virtud; de no ser así,se reencarnará en otro ser, hasta que en la sucesión de encarnaciones logre la perfección.

Intimamente ligada con esta doctrina, pero también con su metafísica, se halla la ética de Platón. La vida humana significa para el hombre la búsqueda de la verdad. Por eso, la parte más valiosa del hombre, el alma, añora el retorno a la contemplación directa y plena

de las Ideas. A esta contemplación llegará mediante la perfección que le concede la práctica de las virtudes, correspondientes a cada parte del alma.

Por eso establece cuatro virtudes fundamentales: a la parte concupiscible le asigna la templanza, la moderación, por la cual el hombre domina las pasiones; a la parte irascible, la fortaleza o valor; a la superior o razón, la prudencia o sabiduría. Por encima de todas ellas y como más importante, está la justicia, virtud por excelencia, en la que se intercomunican las otras tres. De esta forma está admitiendo también cierta interinfluencia entre alma y cuerpo.

4.5La política

Platón presta poca atención a los países y las relaciones entre los estados. Centra su atención en la polis, la ciudad griega, y considera que la vida en común de los hombres se debe al imperativo del instinto, y no a un acuerdo deliberado. A imagen del alma, la polis está constituida por tres clases o estamentos: el pueblo, los guerreros y los filósofos. Al pueblo, cuya virtud fundamental es la templanza, le compete producir los bienes para sí y para los otras dos clases; a los guerreros, a quienes se les asigna la virtud de la fortaleza y el valor, les corresponde el mantenimiento del orden y la defensa de la ciudad; por último, a los filósofos, cuya virtud será la prudencia, les está asignado el gobierno y la educación de los ciudadanos ("porque no acabarán las desdichas de los pueblos hasta que los filósofos sean reyes y los reyes filósofos").

La armonía entre las tres clases es garantizada por la justicia, que regula las relaciones entre los hombres. Entre las diversas clases de gobierno, Platón opta por la monarquía, la cual procurará establecer un equilibrio entre los grupos sociales en natural tensión.

Deberán ser eliminados los individuos que nazcan deformes o minusválidos. Serán prohibidos el matrimonio y la propiedad privada para las clases de los guerreros y de los gobernantes, para que puedan dedicarse por completo a las tareas que se les han encomendado. Propone así, para estas clases, comunidad de bienes y de mujeres.

El soberano deberá ser elegido entre los mejor preparados. Si el soberano no es elegido, se corre el peligro de que los guerreros se adueñen del poder, sometan a los demás y entonces tendrá lugar la timocracia (gobierno de los más fuertes); si el gobierno cae en manos de los poderosos y ricos, se caerá en la oligarquía.

La democracia (gobierno del pueblo) es una forma de gobierno indeseable, porque al amparo de las libertades ficticias, se llegará al desgobierno, y, en el desorden, se provocará la toma del gobierno por parte del tirano.

Esta concepción utópica propuesta en La República, se vuelve más realista en las Leyes, donde Platón se atiene a una legislación que tenga en cuenta la "debilidad de la naturaleza humana", de forma que esa ley promueva en los individuos la adhesión al bien, justificación, en última instancia, de la ley.

5.Bibliografia

5.1Lugares de consulta :

-Biblioteca de Les Corts fundació “LA CAIXA”

-Biblioteca diputació Barcelona “CAN ROSÉS”

-Biblioteca Salesians St. Àngel

-UB Biblioteca de filosofía, pedagogía y derecho (fotos).

-Biblioteca Pau Vila , Molins de Rei

5.2Libros consultados

-Gran enciclopedia Sopena

-Enciclopedia Larousse

-Filosofía 3º B.U.P Editorial TEIDE

-Filosofía C.O.U Ed. Anaya

Platón (en griego: Πλάτων ) (ca. 428 a. C./427 a. C. – 347 a. C.) fue un filósofo griego, alumno de Sócrates y maestro de Aristóteles. Su influencia como autor y sistematizador ha sido incalculable en toda la historia de la filosofía, de la que se ha dicho con frecuencia que alcanzó identidad como disciplina gracias a sus trabajos. Alfred North Whitehead llegó a comentar:

La caracterización general más segura de la tradición filosófica europea es que consiste en una serie de notas al pie a Platón.

Alfred North Whitehead, Process and Reality, 1929

Entre sus obras más importantes se cuentan: la República (en griego Πολιτεια, politeia, "forma de gobernar - ciudad"), en la cual elabora la filosofía política de un estado ideal; el Fedro, en el que desarrolla una compleja e influyente teoría psicológica; el Timeo, un influyente ensayo de cosmogonía, cosmología racional, física y escatología, influido por las matemáticas pitagóricas; y el Teeteto, el primer estudio conocido sobre filosofía de la ciencia.

Fue fundador de la Academia de Atenas, donde estudió Aristóteles. Participó activamente en la enseñanza de la Academia y escribió sobre diversos temas filosóficos, especialmente los que trataban de la política, ética, metafísica, antropología y epistemología. El conjunto de las obras más famosas de Platón se han denominado Diálogos, debido a su estructura dramática de debate entre interlocutores, si bien varios epigramas y cartas suyos también han perdurado.

Contenido

[editar] Biografía

Platón, que realmente se llamaba Aristocles, y cuyo seudónimo Platón significa el de espalda ancha -debido a que en su juventud había sido atleta-, era hijo de una familia que pertenecía a la aristocracia ateniense, concretamente a la familia denominada Glaucón. Su nacimiento habría ocurrido el 7 del mes de Thargelión (Mayo) en el 428-427 a.C. [1] Su padre se llamaba Aristón, descendiente de Codro, último Rey de Atenas, y su madre Perictione, descendiente del legislador Solón y prima de Critias. Durante su juventud luchó como soldado en las guerras del Peloponeso, en las cuales Atenas salió derrotada, y el poder y la economía que ostentaba sobre el mundo griego cayó en las manos de Esparta; así vivió las consecuencias de dicha guerra. A los 21 años pasó a formar parte del círculo de Sócrates, el cual produjo un gran cambio en sus orientaciones filosóficas. Tras la muerte de Sócrates en el 399 a. C., Platón se refugió en Megara durante un breve espacio de tiempo, donde comenzó a escribir sus diálogos filosóficos (si es que no había compuesto antes alguno, cosa no fácil de conocer con precisión).

Sus conocimientos y habilidades eran tales que los griegos lo consideraban como hijo de Apolo y decían que en su infancia las abejas habían anidado en sus labios como profecía de las palabras melosas que salían de ellos. [cita requerida]

Platón fue discípulo de Sócrates en su juventud y de acuerdo a sus propias palabras, estuvo presente durante su juicio (según se puede leer en la Apología), pero no en su ejecución (por lo que se dice al inicio del Fedón). El trato que Atenas dio a Sócrates afectó profundamente a Platón y muchos de sus primeros trabajos registran la memoria de su maestro. Se dice que muchos de sus escritos sobre la ética estaban dirigidos a evitar que injusticias como la sufrida por Sócrates volvieran a ocurrir. Después de la muerte de Sócrates, Platón viajó a Megara, Tarento (Italia), Siracusa (Sicilia), y según algunos, también a Cirene (Egipto).

En el 396 a. C. emprendió un viaje de diez años por Egipto y diferentes lugares, de África e Italia. En Cirene conoció a Arístipo y al matemático Teodoro de Cirene. En Magna Grecia se hizo amigo de Arquitas de Tarento y conoció las ideas de los seguidores de Parménides de Elea.

En el 388 a. C. viajó a Sicilia, a la poderosa ciudad de Siracusa, donde quiso influir en la política de Dionisio I y aprendió mucho de las formas de gobierno que plasmaría después en La República (en griego politeia que significa ciudadanía o forma de gobierno). Sus manifestaciones políticas, que en algunos casos eran irreverentes con la clase dominante, lo llevaron a prisión. De regreso a Grecia, su barco se detiene en Egina, que estaba en guerra contra Atenas, en donde él es vendido como esclavo, sin embargo Anníceris de Cirene reconoció a Platón en la venta de esclavos y lo compró para devolverle la libertad. Volvió incluso en dos ocasiones más a Siracusa (los años 367-365 y 361), con el deseo de influir sobre Dionisio II (hijo de Dionisio I) en el modo de gobierno, y con la ayuda de un amigo siracusano llamado Dion.

En el 387 a. C. , tras recobrar su libertad, Platón compró una finca en las afueras de Atenas, donde fundó un centro especializado en la actividad filosófica y cultural, al cual llamó Academia. El nombre procede de que en dicha finca existía un templo dedicado al antiguo héroe llamado Academo y dicha academia funcionó ininterrumpidamente hasta el año 86 a.C. (cuando fue destruida por los romanos). Sucesivamente, fue fundada una escuela filosófica de cariz neoplatónico que duraría hasta su cierre definitivo por parte de Justiniano I en el 529 dc, pues veía en esta una amenaza para la propagación del cristianismo. [2] Muchos filósofos e intelectuales estudiaron en esta academia, incluyendo a Aristóteles, que allí estuvo durante 20 años (367-347 a.C.).

Platón también recibió influencias de otros filósofos, como Pitágoras, cuyas nociones de armonía numérica y geomatemáticas se hacen eco en la noción de Platón sobre las Formas; también Anaxágoras, quien enseñó a Sócrates y que afirmaba que la inteligencia o la razón penetra o llena todo; y Parménides, que argüía acerca de la unidad de todas las cosas y quien influyó sobre el concepto de Platón acerca del alma.

Platón murió en el 347 a. C. , a los 80/81 años de edad, dedicándose en sus últimos años de vida a impartir enseñanzas en la academia de su ciudad natal.

[editar] Obra

Todas las obras de Platón, con la excepción de las Cartas y de la Apología están escritas – como la mayor parte de los escritos filosóficos de la época- no como poemas pedagógicos o tratados, sino en forma de Diálogos; e incluso la Apología contiene esporádicos pasajes dialogados. En ellos sitúa Platón a una figura principal, la mayor parte de las veces

Sócrates, que desarrolla debates filosóficos con distintos interlocutores, que mediante métodos como el comentario indirecto, los excursos o el relato mitológico, así como la conversación entre ellos, se relevan, completan o entretejen; también se emplean monólogos de cierta extensión.

La obra escrita en diálogos puede dividirse en cuatro etapas:

Sócrates, que desarrolla debates filosóficos con distintos interlocutores, que mediante métodos como el comentario indirecto, losApología , Ion , Critón , Protágoras , Laques , Trasímaco , Lisis , Cármides y Eutifrón . 2. Época de transición . Esta fase se caracteriza también por cuestiones políticas, además, aparece un primer esbozo de la Teoría de la reminiscencia y trata sobre la filosofía del lenguaje. Destacan: Gorgias , Menón , Eutidemo , Hipias Menor , Crátilo , Hipias Mayor y Menexeno . 3. Época de madurez o diálogos críticos . Platón introduce explícitamente la Teoría de las Ideas recién en esta fase y desarrolla con más detalle la de la reminiscencia. Igualmente se trata de distintos mitos . Destacan: Banquete - también conocido como Simposio, Fedón , República y Fedro . 4. Diálogo de vejez o diálogos críticos . En esta fase revisa sus ideas anteriores e introduce temas sobre la naturaleza y la medicina. Destacan: Teeteto , Parménides , Sofista , Político , Filebo , Timeo , Critias , Leyes y Epínomis . Papiro Oxyrhynchus , con fragmento de La República . Los personajes de los diálogos son generalmente personajes históricos, como Sócrates , Parménides de Elea , Gorgias o Fedón de Elis , aunque a veces también aparecen algunos de los que no se tiene ningún registro histórico aparte del testimonio platónico. Cabe destacar, además, que si bien en muchos diálogos aparecen discípulos de Sócrates, Platón no aparece nunca como personaje. Solamente es nombrado en Apología de Sócrates y en Fedón , pero nunca aparece discutiendo con su maestro ni con ningún otro. En la actualidad se cree que Platón escribió cuarenta y dos diálogos, recopilados por sus discípulos y otros escritores contemporáneos (que también escribieron sobre él). Además de los diálogos, se conservan algunas cartas que Platón, supuestamente, escribió en sus años de vejez. Si bien el carácter de algunas de ellas es apócrifo, otras, como la Carta " id="pdf-obj-7-86" src="pdf-obj-7-86.jpg">

Papiro Oxyrhynchus, con fragmento de La República.

Los personajes de los diálogos son generalmente personajes históricos, como Sócrates, Parménides de Elea, Gorgias o Fedón de Elis, aunque a veces también aparecen algunos de los que no se tiene ningún registro histórico aparte del testimonio platónico. Cabe destacar, además, que si bien en muchos diálogos aparecen discípulos de Sócrates, Platón no aparece nunca como personaje. Solamente es nombrado en Apología de Sócrates y en Fedón, pero nunca aparece discutiendo con su maestro ni con ningún otro.

En la actualidad se cree que Platón escribió cuarenta y dos diálogos, recopilados por sus discípulos y otros escritores contemporáneos (que también escribieron sobre él). Además de los diálogos, se conservan algunas cartas que Platón, supuestamente, escribió en sus años de vejez. Si bien el carácter de algunas de ellas es apócrifo, otras, como la Carta

Séptima, son consideradas auténticas y resultan muy importantes para reconstruir parte de la vida y el pensamiento ulterior de Platón.

Su teoría más conocida es la de las Ideas o Formas. En ella se sostiene que todos los entes del mundo sensible son imperfectos y deficientes, y participan de otros entes, perfectos y autónomos (Ideas) de carácter ontológico muy superior y de los cuales son pálida copia, que no son perceptibles mediante los sentidos. Cada Idea es única e inmutable, mientras que, las cosas del mundo sensible son múltiples y cambiantes. La contraposición entre la realidad y el conocimiento es descrita por Platón en el célebre mito de la caverna, en La República. Para Platón, la única forma de acceder a la realidad inteligible era mediante la razón y el entendimiento; el papel de los sentidos queda relegado y se considera engañoso.

Es importante resaltar que la dicotomía entre un mundo inteligible y otro mundo sensible es más bien un recurso pedagógico que suele usarse para ilustrar la diferencia ontológica entre los entes inteligibles y los sensibles. En el Timeo menciona también lo que ahora conocemos como los sólidos platónicos.

[editar] Temas

A diferencia de Sócrates, Platón escribió profusamente acerca de sus puntos de vista filosóficos, dejando un considerable número de manuscritos como legado.

En las escrituras de Platón se pueden ver conceptos sobre las formas de gobierno, incluyendo la aristocracia como la ideal; así como la timocracia, la oligarquía, la democracia y la tiranía. Un tema central de su obra es el conflicto entre la naturaleza y las creencias de la época concernientes al rol de la herencia y del medio ambiente en el desarrollo de la personalidad y la inteligencia del hombre mucho antes que el debate sobre la naturaleza y la crianza del Hombre comenzara en la época de Thomas Hobbes y John Locke.

Otro tema que trató Platón profusamente fue la dicotomía entre el saber y la opinión, que anticipaba los debates más modernos entre empirismo y racionalismo, y que posteriormente trataron los postmodernistas y sus oponentes al argüir sobre la distinción entre objetivo y subjetivo.

Por otra parte, la historia de la ciudad y la isla (o quizá península o delta de un gran río, del griego nēsos, νησος) pérdida de la Atlántida nos llegó como una «Historia Verdadera» a través de sus obras Timeo y Critias, pues el mismo Platón usa la expresión griega «Alêthinon Logon», que en aquellos tiempos se usaba para denominar a una «historia que era verdadera», y como tal es traducida en todas las versiones latinas de dichos diálogos, o sea, veram historiam, en franca contraposición al mito (del griego μθος, mythos, «cuento») o cuento fabulado.

[editar] Estilo literario

Platón escribió principalmente en forma de diálogo. En sus primeras obras, diferentes personajes discuten un tema haciéndose preguntas. Sócrates figura como personaje prominente, y por eso se denominan "Diálogos Socráticos".

La naturaleza de estos diálogos cambió sustancialmente en el curso de la vida de Platón. Es reconocido generalmente que las primeras obras de Platón estaban basadas en el pensamiento de Sócrates, mientras que las posteriores se van alejando de las ideas de su antiguo maestro. En los últimos diálogos, que más bien tienen la forma de tratados, Sócrates está callado o ausente, mientras que en los inmediatamente anteriores es la figura principal y los interlocutores se limitan a responder “sí”, “por supuesto” y “muy cierto”. Se estima que si bien los primeros diálogos están basados en conversaciones reales con Sócrates, los posteriores son ya la obra e ideas de Platón.

La ostensible puesta en escena de un diálogo distancia a Platón de sus lectores, de la filosofía que se está discutiendo; uno puede elegir dos opciones de percepción; una es participar en el diálogo y las ideas que se discuten, o simplemente leer las respuestas de las personalidades que intervienen en el diálogo.

La estructura en forma de diálogo permitió a Platón expresar opiniones impopulares en boca de personajes antipáticos, tales como Trasímaco en La República.

[editar] Filosofía

[editar] Teología

La naturaleza de estos diálogos cambió sustancialmente en el curso de la vida de Platón. EsTrasímaco en La República . [ editar ] Filosofía [ editar ] Teología Platón en La escuela de Atenas ; señala al cielo en alusión al Mundo de las ideas . Es posible que el pensamiento platónico tuviese una amplia gama de elementos teológicos o religiosos. Estos elementos podrían ser la base de sus planteamientos ontológicos, gnoseológicos, políticos y epistemológicos. Incluso, en el diálogo Timeo Platón presenta una teoría cosmogónica y religiosa. Esta religión fue seguramente adoptada de Sócrates y debe tener relación con el juicio (debido a que en la exposición de motivos al castigo se encuentran el corromper a la juventud y la asebeia -traer nuevos dioses y negar los ya existentes -). Probablemente contenía elementos monoteistas (presentes en la "Verdad" máxima o el "Bien" máximo que se encuentra en sus teorías ontológicas y políticas) y órficos (debido a la reencarnación del alma). " id="pdf-obj-9-22" src="pdf-obj-9-22.jpg">

Platón en La escuela de Atenas; señala al cielo en alusión al Mundo de las ideas.

Es posible que el pensamiento platónico tuviese una amplia gama de elementos teológicos o religiosos. Estos elementos podrían ser la base de sus planteamientos ontológicos, gnoseológicos, políticos y epistemológicos. Incluso, en el diálogo Timeo Platón presenta una teoría cosmogónica y religiosa.

Esta religión fue seguramente adoptada de Sócrates y debe tener relación con el juicio (debido a que en la exposición de motivos al castigo se encuentran el corromper a la juventud y la asebeia -traer nuevos dioses y negar los ya existentes-). Probablemente contenía elementos monoteistas (presentes en la "Verdad" máxima o el "Bien" máximo que se encuentra en sus teorías ontológicas y políticas) y órficos (debido a la reencarnación del alma).

Las teorías teológicas de Platón posiblemente eran esotéricas (secretas). Incluso en la

Carta VII Platón afirma:

"No hay ni habrá nunca una obra mía que trate estos temas [

...

]

Cualquier persona seria

se guardaría mucho de confiar por escrito cuestiones serias, exponiéndolas a la

malevolencia de la gente" (341c). Estos comentarios de Platón hacen pensar que aquello

que dejó en escrito no es, para él, suficientemente "serio". Según confesiones de

Aristóteles en Sobre el bien, el estarigita no tenía acceso a estas doctrinas, a diferencia de

Epeusipo y Jenócrates -lo cual daría una idea de porqué Aristóteles no adoptó la

[editar] Ontología y Gnoseología

El platonismo ha sido interpretado tradicionalmente como una forma de dualismo

metafísico, a veces referido como realismo platónico o exagerado. De acuerdo a esto, la

metafísica de Platón divide al mundo en dos distintos aspectos; el mundo inteligible —el

mundo del auténtico ser, y el mundo que vemos alrededor nuestro en forma perceptiva

—el mundo de la mera apariencia—. El mundo perceptible consiste en una copia de las

formas inteligibles o Ideas. Estas formas no cambian y sólo son comprensibles a través

del intelecto o entendimiento – es decir, la capacidad de pensar las cosas abstrayéndolas

de como se nos dan a los sentidos. En los Libros VI y VII de la República, Platón utiliza

diversas metáforas para explicar sus ideas metafísicas y epistemológicas:las metáforas del

sol, la muy conocida "alegoría de la caverna" y, la más explícita, la de la línea dividida.

En su conjunto, estas metáforas transmiten teorías complejas y difíciles; está, por

ejemplo, la Idea del Bien, a la que tiene como principio de todo ser y de todo conocer. La

Idea de Bien realiza esto en la manera similar que el sol emana luz y permite la visión de

las cosas y la generación de éstas en el mundo perceptivo (ver la alegoría del sol).

En el mundo perceptivo, las cosas que vemos a nuestro alrededor no son sino una ligera

resemblanza con las formas más reales y fundamentales que representa el mundo

inteligible de Platón. Es como si viéramos una sombra de las cosas, sin ver las cosas

mismas; estas sombras son una representación de la realidad, pero no la realidad misma

(ver mito de la caverna en "La República", libro VII).

A pesar de muchas críticas sobre su supuesto 'dualismo', Platón se refiere a un único

universo. A modo pedagógico desdobla el universo en dos y, como quien saca una foto de

un paisaje, describe una realidad compleja en dos dimensiones: su línea donde asienta la

parte del universo que el ser humano puede percibir por los sentidos y la parte del

universo que actúa como causa del anterior y que el ser humano puede aprender por

medio de la hipótesis de la hipótesis superior. Así, quien mira el paisaje se dará cuenta

que es imposible que el paisaje 'sea' meramente lo que la fotografía muestra.

En el primer segmento de esta línea asienta los objetos que son perceptibles por los

sentidos y a la vez los divide en dos clases y refiere para cada tipo de objeto una forma (u

operación) en que el alma conoce estos objetos. La primera son las imágenes o sombras

que se desprenden de los objetos físicos imágenes de las que se puede obtener un

conocimiento casi nulo, por tanto, el ser humano imagina qué pueden ser estas sombras.

En la segunda división de este primer segmento asienta a los objetos físicos que tienen

una doble papel, son generados por lo que llamará seres inteligibles inferiores y

superiores a la vez que con otros elementos (i.e. la luz) generan las sombras. A estos

corresponde la operación de la creencia porque al estar en constante cambio por estar

sujetos al tiempo y al espacio nunca 'son'.

En el segundo segmento de la línea Platón asienta los objetos que sin poderse percibir por

los sentidos son percibidos por el alma y son los generadores de los que se encontraban en

el primer segmento de la línea y también la divide en dos. En la primera parte de este

segundo segmento asienta los seres inteligibles inferiores, los principios matemáticos y

geométricos. Estos entes todavía guardan algún tipo de relación con la parte del universo

sensible porque se los puede representar (i.e. un cuadrado, el número 4, lo impar respecto

de lo par, etc.); la operación que realiza el alma para aprehender estos conceptos es el

entendimiento. En la última parte, asienta los seres inteligibles superiores, aquellas ideas

que solo pueden ser definidas por otras y que de ninguna manera pueden ser representadas

para la percepción sensorial (i.e. la justicia, la virtud, el valor, etc.); para comprenderlos el

alma se dispone hacia ellos utilizando la inteligencia.

Así para la primera sección Platón entendió que la imaginación y la creencia, es decir, la

mera descripción de lo que se percibe, puede dar como resultado una opinión. Sin

embargo el entendimiento y la inteligencia son para Platón aquellas operaciones de las

que se obtiene el conocimiento.

La metafísica de Platón, y particularmente el dualismo entre lo inteligible y lo perceptivo,

inspiró posteriormente a los pensadores Neoplatónicos, tales como Plotino, Porfirio y

Proclo, y a otros realistas metafísicos. Padres del cristianismo, como Agustín de Hipona,

y el así llamado Pseudo Dionisio también fueron muy influenciados por su filosofía.

Si bien las interpretaciones de las escrituras de Platón (particularmente la "República")

han tenido una inmensa popularidad en la larga historia de la filosofía occidental, también

es posible interpretar sus ideas en una forma más conservadora que favorece la lectura

desde un punto de vista epistemológico más que metafísico como sería el caso de la

metáfora de la Cueva y la Línea Dividida (ahora bien, también hay autores importantes

que hablan de la necesidad de realizar una interpretación fenomenológica sobre Platón

para lograr ver al autor más allá de las capas históricas que lo incubren debido a sus otras

interpretaciones menos afortunadas). Existen obvios paralelos entre la alegoría de la

Cueva y la vida del maestro de Platón, Sócrates, quien fue ejecutado en su intención de

abrir los ojos a los atenienses. Este ejemplo revela la dramática complejidad que

frecuentemente se encuentra bajo la superficie de los escritos de Platón (no hay que

olvidar que en la República, quien narra la historia es Sócrates).

[editar] Epistemología

Las opiniones de Platón también tuvieron mucha influencia en la naturaleza del

conocimiento y la enseñanza las cuales propuso en el Menón, el cual comienza con la

pregunta acerca de si la virtud puede ser enseñada y procede a exponer los conceptos de la

memoria y el aprendizaje como un descubrimiento de conocimientos previos y opiniones

correctas que son correctas pero no tienen una clara justificación.

Platón afirmaba que el conocimiento estaba basado esencialmente en creencias verdaderas

justificadas; una creencia influyente que llevó al desarrollo más adelante de la

epistemología. En el Teeteto, Platón distingue entre la creencia y el conocimiento por

medio de la justificación. Muchos años después. Edmund Gettier demostraría los

problemas de las creencias verdaderas justificadas en el contexto del conocimiento.

[editar] Filosofía política: el Estado ideal

Las ideas filosóficas de Platón tuvieron muchas implicaciones sociales, particularmente

en cuanto al estado o gobierno ideal. Hay discrepancias entre sus ideas iniciales y las que

expuso posteriormente. Algunas de sus más famosas doctrinas están expuestas en la

República. Sin embargo, con los estudios filológicos modernos se ha llegado a implicar

que sus diálogos tardíos (Político y Las Leyes) presentan una fuerte crítica ante sus

consideraciones previas, esta crítica surgirá a raíz de la enorme decepción de Platón con

sus ideas y a la depresión mostrada en la Carta VII.

Para Platón lo más importante en la ciudad y en el hombre sería la Justicia. Por tanto su

Estado estará basado en una necesidad ética de justicia. La justicia se conseguirá a partir

de la armonía entre las clases sociales y, para los individuos, en las partes del alma de

cada uno.

Platón decía que las sociedades debieran tener una estructura tripartita de clases la cual

respondía a una estructura según el apetito, espíritu y razón del alma de cada individuo:

Artesanos o labradores – Los trabajadores correspondían a la parte de “apetito”

del alma.

Guerreros o guardianes – Los guerreros aventureros, fuertes, valientes y que

formaban el “espíritu” del alma.

Gobernantes o filósofos – Aquellos que eran inteligentes, racionales, apropiados

para tomar decisiones para la comunidad. Estos formaban la “razón” del alma.

De acuerdo con este modelo, los principios de la democracia ateniense, como existía en

aquella época, eran rechazados en esta idea y muy pocos estaban en capacidad de

gobernar. Este desprecio a la democracia podría deberse a su rechazo frente al juicio a

Sócrates. En lugar de retórica y persuasión, Platón dice que la razón y la sabiduría

(episteme) son las que deben gobernar. Esto no equivale a tiranía, despotismo u

oligarquía. Como Platón decía:

Hasta que los filósofos gobiernen como reyes o, aquellos que ahora son llamados reyes y

los dirigentes o líderes, puedan filosofar debidamente, es decir, hasta tanto el poder

político y el filosófico concuerden, mientras que las diferentes naturalezas busquen solo

uno solo de estos poderes exclusivamente, las ciudades no tendrán paz, ni tampoco la raza

humana en general.

Platón describe a estos “reyes filósofos” como aquellos que “aman ver la verdad esté

donde esté con los medios que se disponen” y soporta su idea con la analogía de un

capitán y su navío o un médico y su medicina. Navegar y curar no son prácticas que todo

el mundo esté calificado para hacerlas por naturaleza. Gran parte de La República está

dedicada a indicar el proceso educacional necesario para producir estos “filósofos reyes”,

de hecho el Estado ideal platónico será en gran medida un ente dedicado a la educación.

Se debe mencionar, sin embargo, que la idea de la ciudad que se describe en La República

la califica Platón como una ciudad ideal, la cual se examina para determinar la forma

como la injusticia y la justicia se desarrollan en una ciudad. De acuerdo a Platón, la

ciudad “verdadera” y “sana” es la que se describe en el libro II de La República, que

contiene trabajadores, pero no tiene los reyes-filósofos, ni poetas ni guerreros.

En todo caso, para Platón el Estado ideal (Monarquía) devendrá en una corrupción triste

pero necesaria. Así establece Platón las categorías de los diferentes estados en un orden

de mejor a peor:

Aristocracia

Timocracia

Oligarquía

Democracia

Tiranía

La aristocracia o monarquía corresponde al Estado ideal con su división de clases

tripartita (Filósofos-Guardianes-Trabajadores).

[editar] Cosmología

Es presentada principalmente en el Timeo, si bien hay elementos cosmológicos en otros

textos (por ejemplo, en el Fedón y, de modo más particular, en las Leyes). La

introducción al Timeo da a entender que la presentación no garantiza exactitud, lo cual

muestra el reconocimiento de Platón de la debilidad propia de los saberes orientados al

mundo sensible y alcanzables a través de nuestras sensaciones.

[editar] Influencia posterior

Respecto a la influencia histórica de Platón no es difícil exagerar sus logros. El trabajo

platónico siembra las semillas de la filosofía, política, psicología, ética, estética o

epistemología. Al abarcar esta materia hay que considerar también a su alumno,

Aristóteles, que postula los inicios de la lógica y la ciencia moderna.

La teoría política de Cicerón tiene a Platón como referencia. Diversos autores cristianos

encontraron gran afinidad entre el pensamiento de Platón e ideas de la nueva fe, lo que les

sirvió para articular éstas filosóficamente, como por ejemplo es el caso de San Agustín.

Sin embargo, pese a que su influencia sea enorme no por ello ha sido considerada siempre

positiva. Karl Popper criticaba a Platón por ser el precursor ideológico de los

totalitarismos. Pero, definitivamente, odiado o amado, Platón es hasta la fecha un punto

de partida para las ciencias y la filosofía de las ciencias. Cada época ha interpretado con

sus propios valores su obra -no muy diferente a lo sucedido con Roma, Aristóteles o

tantos otros autores. Platón propone el comunismo (no confundir con el comunismo

marxista) y la monarquía, pero a su vez terminó defendiendo las leyes como sistema de

gobierno -más como sometimiento a las circunstancias que por una verdadera preferencia.

Igualmente, es quizás el primero en defender la igualdad entre los sexos, a diferencia de

su discípulo Aristóteles.

En la filosofía es Platón referencia para el racionalismo y el idealismo.