Anda di halaman 1dari 12

Hoy se cumplen 60 años de la firma de la Declaración

Universal de Derechos Humanos. A seis décadas de


distancia, después de tantos años de promesas
incumplidas, es imprescindible que los gobiernos
renueven su compromiso con los derechos humanos.
Pero no sólo los gobiernos deben mostrar una nueva cara
frente a la dignidad humana, sino que todas y todos
debemos reforzar la convicción de que un mundo libre de
los actos que niegan nuestra humanidad es posible,
hablando cada vez más fuerte ante los abusos del poder
y redescubriendo la necesidad de rebelarse contra la
injusticia, la desigualdad, la discriminación y la miseria.
Hoy por hoy, los derechos humanos no son ya una
cuestión exclusiva de juzgados, ministerios públicos u
órganos legislativos. Estos principios no deben ser ya
discutidos únicamente por las y los académicos,
periodistas, intelectuales. A 60 años de distancia; el
espíritu de la Declaración Universal de Derechos
Humanos debe ser defendido en las calles, en las
escuelas, en los hogares, en las empresas, en el campo.
Solo así podremos encontrar la dignidad que a hombres y
La magnitud del desastre de la I Guerra Mundial induce
a las grandes potencias a crear una Asociación
Internacional que garantice la paz mundial, la
integridad de los territorios y la independencia de la
política de los Estados.

El 28 de Abril de 1919, la Asamblea Plenaria de la


Conferencia de Versalles aprueba el reglamento
orgánico de la Sociedad de Naciones. Contaba con
sesenta y tres miembros y una gran ausencia, los
Estados Unidos de América. Así mismo crea dos
organismos: el Tribunal Internacional de La Haya y la
Oficina Internacional del Trabajo.

Sin embargo la Sociedad de Naciones no fue efectiva


en los temas para lo que fue creada por ejemplo el
desarrollo de los derechos de los refugiados.

Los acontecimientos históricos que seguirían al


nacimiento de la Sociedad de Naciones, “El crack” de
1929, la llegada al poder en algunos países de Europa
La creación de la Organización de las Naciones Unidas.

Cuya Carta fundacional se firma en la ciudad de San


Francisco, el día 24 de octubre de 1945 por 51 Estados.

Tres años después los delegados de cada Estado en la


ONU, el día 10 de diciembre de 1948 a las 12:00 pm en
que se reunieron en el Palacio de Chaillot, París,
Francia; durante la tercera sesión de la Asamblea
General de los ahora 58 Estados miembros de las
Naciones Unidas, para proceder al voto por apelación
nominal sobre el conjunto del proyecto de “Declaración
Universal de Derechos Humanos”. El resultado de la
votación fue el siguiente:
48 votos a favor y ocho abstenciones:
URSS, Bielorrusia, Ucrania, Checoslovaquia, Polonia,
Yugoslavia, Sudáfrica y Arabia Saudita.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue


aprobada.

Con ella una nueva esperanza para un mundo roto que


necesita reconstruirse sobre las mejores bases
Consta de 30 artículos, repartidos en 4 grupos de disposiciones:

Los primeros artículos proclaman que todos los seres humanos


nacen libres e iguales … “en dignidad y derechos”…, y que
estos derechos , les corresponden sin distinción de razas, color
,sexo, idioma, opinión política, posición económica, nacimiento
o cualquier otra condición.
 
El segundo grupo, artículos del 3 al 21, consagra los derechos
del individuo como miembro de colectividades, es decir, los
derechos civiles y políticos de todos los seres humanos
(derechos a la vida, a la libertad, derecho de asilo entre otros)

El tercer grupo, artículos del 22 al 27, corresponde a los


derechos económicos, sociales, culturales de todos los seres
humanos, entre los que se incluyen por ejemplo el derecho al
trabajo, a la educación, al disfrute del tiempo libre y a la
seguridad social.

Un cuarto grupo, artículos 28 al 30, reconoce que toda persona


Son facultades inseparables de
todos los seres humanos, sin
distinción en cuanto a
nacionalidad, lugar de
residencia, sexo, origen
nacional o étnico, color,
religión, lengua, o cualquier
otra condición.
Derechos de Primera Generación:

Se establecieron desde el siglo XVIII a principios del


siglo XX.
Son los que consideran a la persona como individuo que
está dotado de libertad y autonomía.  Dentro de estos
derechos, el más importante es el derecho a la vida,
constituyendo el fundamento básico de la prohibición de
las torturas y humillaciones.

Otros derechos comprendidos en este conjunto son el


derecho a la propiedad, al honor, a la libre expresión, a
la libertad de conciencia, a la intimidad, entre otros.
Derechos de Segunda Generación: 

Desde fines del siglo XIX y a mediados del siglo XX se


agregaron un conjunto de derechos económicos y
sociales, que ya no consideran exclusivamente al
individuo sino que lo sitúan en un grupo social
determinado, sea por su actividad o por necesidad de
protección especial como la ancianidad, la niñez, el
desempleo, etcétera.

Derechos de Tercera Generación:

Corresponden a los derechos de solidaridad, que son


reconocidos a partir de la década de 1980.  Quienes los
poseen son los sujetos colectivos como un pueblo, una
nación, una etnia, una comunidad.
Se garantizan mediante la participación solidaria de todos
los miembros de la sociedad o sea el Estado, las
organizaciones no gubernamentales y públicas y  los
individuos.

Estos derechos son, por ejemplo, el derecho al medio


Los derechos humanos son:

Universales e
inalienables

Interdependientes e
indivisibles

Iguales y no discriminatorios
Universales e inalienables

El principio de la universalidad de los derechos humanos es


la piedra angular del Derecho Internacional. Este principio,
tal como se destacara inicialmente en la Declaración
Universal de Derechos Humanos, se ha reiterado en
numerosos convenios, declaraciones y resoluciones sobre
derechos. En la conferencia Mundial de Viena en 1993, se
dispuso que todos los Estados tenían el deber,
independientemente de sus sistemas políticos, económicos
y culturales, de promover y proteger todos los derechos
humanos y las libertades fundamentales. Todos los Estados
han ratificado al menos uno, y el 80 por ciento de ellos
cuatro o más, de los principales tratados de derechos
humanos, reflejando así el consentimiento de los Estados
para establecer obligaciones jurídicas que se comprometen
a cumplir, y confiriéndole al concepto de la universalidad
una expresión concreta. Algunas normas fundamentales de
derechos humanos gozan de protección universal en virtud
del derecho internacional consuetudinario a través de
todas las fronteras y civilizaciones.
Los derechos humanos son inalienables. No deben
suprimirse, salvo en determinadas situaciones y según las
Interdependientes e indivisibles

Todos los derechos humanos, sean éstos los derechos


civiles y políticos, como el derecho a la vida, la igualdad
ante la ley y la libertad de expresión; los derechos
económicos, sociales y culturales, como el derecho al
trabajo, la seguridad social y la educación; o los derechos
colectivos, como los derechos al desarrollo y la libre
determinación, todos son derechos indivisibles,
interrelacionados e interdependientes. El avance de uno
facilita el avance de los demás. De la misma manera, la
privación de un derecho afecta negativamente a los
demás.  
Iguales y no discriminatorios

La no discriminación es un principio transversal en el


derecho internacional de derechos humanos. Está
presente en todos los principales tratados de derechos
humanos y constituye el tema central de algunas
convenciones internacionales como la Convención
Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de
Discriminación Racial y la Convención sobre la Tortura,
Otros tratos y penas Crueles, Inhumanos o Degradantes
El principio se aplica a toda persona en relación con todos
los derechos humanos y las libertades, y prohíbe la
discriminación sobre la base de una lista no exhaustiva
de categorías tales como sexo, raza, color, religión y así
sucesivamente. El principio de la no discriminación se
complementa con el principio de igualdad, como lo
estipula el artículo 1 de la Declaración Universal de
Derechos Humanos:

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en