Anda di halaman 1dari 15

“Fue un don

de Dios para
nosotros, para
la Iglesia y
para la
humanidad”.
Hacer click para continuar
El Fundador de la Obra
Internacional de Schoenstatt
amó a la Iglesia y a los
suyos con un amor
heroicamente fiel.

Vivió permanentemente
anclado en el corazón de
María. Fue un reflejo de la
Paternidad de Dios.

La vida del Padre puede


comprenderse bajo sus propias
palabras: “Si no ves a
Dios detrás de mí,
naturalmente no
entenderás nada”.
Dios pensó al Fundador y a
su Obra en una estrecha
interdependencia de vida.

“Os llevo en el corazón y en mis prisiones, en mi


defensa y en la confirmación del Evangelio, sois
todos vosotros participantes de mi gracia. Testigo
es Dios de cuánto os amo a todos en el corazón
de Cristo Jesús” (Fil 1, 7 – 8). San Pablo
“Deben tomar esto
muy en serio. No
aceptaría en absoluto
que me llamasen
Fundador si ustedes
no se considerasen
co-fundadores”.
P.J.K. (16- 11 – 65
Roma)
Se entregó a fuertes

sacrificios por amor a

la Familia…
“…
“…Os habéis reunido para agradecer
agradecer el
el
don
don que
que Dios
Dios os
os hizo
hizo en
en la
la persona
persona del
del
Padre Kentenich. Por medio del recuerdo
vivo
vivo de su persona
persona yy mensaje
mensaje habéis
habéis
querido
querido renovar
renovar vuestro
vuestro espíritu
espíritu …
… para
para
convertiros
convertiros más
más profundamente
profundamente enen una
una
Familia
Familia espiritual
espiritual que
que vive
vive con
con la
la fuerza
fuerza
de
de su carisma fundacional y realiza así su
misión
misión de servicio a la Iglesia
Iglesia yy al
al
mundo”.
(Juan
(Juan Pablo
Pablo II,
II, 20
20 de
de septiembre
septiembre de
de 1985)
1985)
El poder del amor.

… Ablándate a mi ruego..
Dirige el corazón de mi
madre... Sacerdote he de
ser… Haz que muera antes
de ser infiel a tu llamada y
dejar la profesión para la
que Tú, Señor mío, me
creaste.

Padre
Padre Kentenich,
Kentenich, Pascua
Pascua de
de 1900.
1900.
La vivencia, la relación personal con
el Fundador es un don. Es una gracia
que encierra una experiencia que
nadie nos puede dar desde afuera. Ha
de hacerla cada uno, encontrarse,
vivir su historia con él y quererlo
personalmente en la medida que
experimente su cariño. Tarde o
temprano, a cada schoenstattiano le
llegará ese momento de gracia.
(Padre Nicolás Schwizer, Instituto Padres de
Schoenstatt)
… vuelvo a saludarles con el
hermoso saludo que hacía
tiempo no les dirigía:

“Con Cristo su Hijo,


bendíganos la Virgen María”.

¡Qué se prolongue y siga


resonando por todos los
tiempos venideros! (P.J.K.)
El santo orgullo que tuvieron es
que el Santuario abandonado,
desmantelado y vacío ha sido De esta pura alegría podemos
restaurado por ellos… gozar nosotros hoy en día. Esta
Capillita pertenece a nuestra
Familia a cuya cabeza reina
nuestra Madre Celestial.

Hoy día nos pertenece, la Iglesia ha ganado muchos “talleres de santidad”


“Mi exigencia se refiere a algo
incomparablemente superior:
cada uno de nosotros ha de
alcanzar el mayor grado
posible de perfección y
santidad”. P.J.K.

...El Padre nos hace un llamado a seguirle, a la santidad...


Todos los que acudan acá para orar deben
experimentar la gloria de María y confesar: ¡Qué
bien se está aquí! P.J.K.
No se preocupen por la realización de su deseo.

“Amo a los que me aman. Pruébenme primero por hechos que

me aman realmente y que toman en serio su propósito. Ahora

tienen para ello la mejor oportunidad” P.J.K.


“Tráiganme con frecuencia

contribuciones al Capital de

Gracias. Adquieran por medio

del fiel y fidelísimo

cumplimiento del deber y por

una intensa vida de oración y

pónganlos a mi disposición.

Entonces con gusto me

estableceré en medio de

ustedes y distribuiré

abundantes dones y gracias…


P.J.K.
Gracias, Señor, porque al enviarnos al Padre
Kentenich quisiste que por medio de él fuésemos
hasta Ti.
Gracias porque por medio de él nuevamente nos
dices: “Aquí está tu madre”.
Gracias, Señor, porque aún sigues regalándote por
medio de un Padre llamado José….

Bendito 16 de noviembre.

Ver-ver