Anda di halaman 1dari 15

El aparato respiratorio o sistema respiratorio es el encargado de

captar el oxígeno (O2) del aire e introducirlo en la sangre y


expulsar del cuerpo el dióxido de carbono (CO2).
El intercambio de gases es el intercambio de oxígeno y dióxido
de carbono, del ser vivo con el medio.
Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las moléculas de
oxígeno y dióxido de carbono se intercambian pasivamente, por
difusión, entre el entorno gaseoso y la sangre.

El sistema respiratorio también ayuda a mantener el balance entre ácidos y bases en el


cuerpo a través de la eficiente eliminación de dióxido de carbono de la sangre.
Los pulmones son órganos que reciben dos tipos de irrigación
sanguínea:
-Es irrigado con sangre oxigenada -Recibe sangre de las arterias
por las arterias bronquiales, pulmonares que parten del
procedentes de la arteria aorta ventrículo derecho (circulación
(circulación mayor). menor) para su oxigenación.
-Realizar el intercambio gaseoso entre los alvéolos y la sangre
-Acondicionar el aire que arriba a los pulmones
-Regular el pH de la sangre
-Actuar como vía de eliminación de distintas sustancias
-Permitir la fonación.
El aparato respiratorio consta de:

- Sistema de Conducción:
Fosas nasales, boca, epiglotis, faringe, laringe, tráquea, bronquios
principales, bronquios lobulares, bronquios segmentarios y bronquiolos.
La función del aparato respiratorio consiste en desplazar volúmenes de
aire desde la atmósfera a los pulmones y viceversa.
Cuando inhalamos, el diafragma se mueve hacia abajo y los
músculos de las costillas mueven las costillas hacia arriba y afuera.
De este modo, aumenta el volumen de la cavidad torácica. La
presión del aire en la cavidad torácica y los pulmones se reduce y,
puesto que el gas circula desde arriba hacia abajo, el aire
procedente del medio ambiente penetra por la nariz o la boca y
fluye hasta los pulmones.
Durante la exhalación, el diafragma se mueve hacia arriba y
los músculos de la pared torácica se relajan, provocando que
se estreche la cavidad torácica. La presión del aire en los
pulmones aumenta, por lo que el aire sube y sale del sistema
respiratorio por la nariz y la boca.
Cada varios segundos, cuando inhalamos, el aire llena gran parte de
los millones de alvéolos. En un proceso denominado difusión, el
oxígeno se desplaza de los alvéolos a la sangre a través de los
capilares (pequeños vasos sanguíneos) que recubren las paredes
alveolares. Una vez en la sangre, una molécula de los glóbulos rojos
denominada hemoglobina recoge el oxígeno.