Anda di halaman 1dari 14

El liderazgo y la gestión al

estilo jesuita
Curso de Inducción Docente a la Pedagogía Ignaciana
Contenidos

 El liderazgo jesuita.

 Características del liderazgo

 Cualidades del líder jesuita

 La gestión de calidad al estilo jesuita


El liderazgo jesuita

Los Jesuitas entienden el liderazgo primero como auto-liderazgo, y luego,


como una constante a lo largo de toda la vida.

Todo el mundo es un líder y está liderando todo el tiempo a través de


cuatro pilares:

• Autoconocimiento

• Ingenio

• Amor

• Heroísmo
AUTO CONOCIMIENTO (Conocimiento de sí mismo)
Hacer el inventario de quién soy, a dónde quiero ir y qué me detiene.
Este viaje introspectivo comprende los siguientes aspectos:
• Apreciarse a si mismo como una persona amada, de dignidad y potencial únicos.
Con el deseo de aprovechar al máximo sus dotes y evitar desperdiciarlos por pereza, falta
de confianza en si mismo una vida sin objetivo alguno.

• Identificar fallas personales que impiden la realización de todo el potencial,


especialmente debilidades que se manifiestan como vicios o tendencias habituales.

• Expresar metas y aspiraciones personalmente motivadoras, sin contentarse con ir a


la deriva sino con un impulso incansable de ir más allá de la meta.

• Adquirir el hábito de actualizarse con regularidad, en efecto diariamente, en todos


los conceptos anteriores. (examen de conciencia)
El conocimiento de sí mismo nutre y arraiga las demás virtudes del liderazgo. El que
descubre quién es, qué quiere y que defiende, ya ha dado el primer paso hacia el liderazgo
heroico.
Ingenio

Los líderes se acomodan y hacen acomodar a los demás en un mundo cambiante.


Tienen una combinación de adaptabilidad, audacia, rapidez y buen juicio. Exploran
nuevas ideas, métodos y culturas en vez de mantenerse a la defensiva ante lo que pueda
esperarles a la vuelta de la esquina.

Afirmándose en principios no negociables cultivan la indiferencia o “desapego” a todo


lo que los pueda distraer del fin último.

No se puede tener creatividad si no se tiene libertad de pensamiento.El ingenio


predispone a las personas no sólo para pensar sino para vivir de una manera original.

El ingenio lleva a las personas a arrancar de raíz todo temor a lo desconocido, el apego a
la posición o las posesiones, prejuicios, aversión al riesgo, resistencia al cambio.

Loyola llamaba a esto “vivir con un pie levantado”, listo para ponerse en camino y para
hacer nuevos caminos
Amor

Ignacio aconsejaba gobernar con amor y modestia; de manera que hubiera un ambiente de amor
más que de temor. El amor era el pegante que unificaba a la Compañía.

El liderazgo inspirado en el amor consiste en :

• Tener visión, para ver el talento, potencial y dignidad de cada persona.

• Tener valor, pasión y compromiso para desatar ese potencial.

• Tener lealtad y mutuo apoyo resultantes que vigorizan y unen los equipos.

El amor comunica propósito y pasión al ingenio y al heroísmo.

Loyola decía “no debemos ayudar fríamente al prójimo ni con movimiento lento”, es decir que les
pedía acudir fervientemente a ayudar al prójimo en sus necesidades pero también ayudarle a su
perfeccionamiento humano y espiritual.

Los líderes movidos por el amor ven un mundo de seres humanos de extraordinaria dignidad, sin
miedo, sin codicia, que no engañan. Viven con la premisa de que la gente da lo mejor de sí cuando
trabaja para personas que ofrecen genuino apoyo y afecto.
Heroísmo

El primer acto de heroísmo es correr el riesgo de liderar.

Los líderes imaginan un futuro inspirador y se esfuerzan para darle forma, en vez de
permanecer pasivos a la espera de lo que traiga el futuro.

Los héroes sacan oro de lo que tienen a mano en lugar de esperar a tener en la mano
oportunidades de oro. Se fortalecen a sí mismos y a los demás, con aspiraciones
heroicas.

Loyola exhortaba a los novicios en Italia a que en cualquier oficio que escogieran, no
deberían contentarse con hacerlo a medias. Deberían concebir grandes resoluciones y
provocar deseos de lograr grandes metas.

El heroísmo hace a una persona soñadora y pragmática a la vez.


Los líderes heroicos, no esperan a que llegue el gran momento, se lanzan a captar la
oportunidad que esté a su alcance y extraen de ella la mayor riqueza posible.

El heroísmo está en la nobleza de comprometerse con una manera de vivir que se


concentra en metas más grandes que uno mismo.
Características que destacan el estilo de liderazgo jesuita:
• Todos somos líderes y dirigimos todo el tiempo
• El liderazgo lo define no sólo la magnitud de la oportunidad sino también la calidad
de la respuesta. Uno no puede controlar las circunstancias pero si como responde a
ellas.
• El liderazgo nace desde adentro. Determina quién soy, así como qué hago
• El medio más eficaz de liderazgo con el que cuenta el individuo es el conocimiento
de sí mismo. La mayor fortaleza de un líder es su visión personal.
• El liderazgo no es un acto, es una manera de vivir
• El liderazgo no es un oficio ni una función que uno desempeña en el trabajo, más bien el
liderazgo es la vida real del líder. Sabiendo lo que valora y lo que desea realizar se
orienta en cualquier nuevo ambiente y confiado se adapta a las nuevas circunstancias.
• Hacerse líder es un proceso continuo de autodesarrollo.
• El liderazgo es una tarea personal permanente en el cual el conocimiento de si mismo
va madurando de manera continua. El ambiente externo y las circunstancias personales
cambian, lo mismo que las prioridades personales.
Cualidades del liderazgo jesuita:

• Influyen en los demás con el ejemplo, sus ideas y sus enseñanzas

• Los líderes están siempre enseñando y aprendiendo.


• Forman hombres y mujeres brillantes y eminentes
• Se vigorizan con la misma ambición de sus metas heroicas
• Son innovadores y atacan los problemas de maneras que sus
anteriores colegas no imaginaron jamás.
• Se dedican a la excelencia.
• Permanecen abiertos a las ideas nuevas aún en la vejez.
• Honran la verdad sin egoísmo.
La Gestión Jesuita
Gestión de la Calidad Jesuita:
Es un estilo de gestionar una organización
que, orientado por el grupo de
principios de la espiritualidad y
carisma jesuita, busca la satisfacción de
las necesidades y expectativas, implícitas o
explícitas, de todas las partes
involucradas, en forma balanceada y
dinámica.
La calidad que perdura es la que se logra
gracias a valores, cultura, organización y
sistemas que la propician y no es producto
de circunstancias afortunadas o de
esfuerzos aislados.
OBJETIVO DE LA CALIDAD

CALIDAD ESPERADA
(DESTINATARIOS)

C
CALIDAD PROGRAMADA CALIDAD REALIZADA
(ESPECIFICADA) (LO HECHO)

LA MAXIMA CALIDAD SE OBTIENE CUANDO COINCIDE :


 LO QUE QUIERE Y ESPERA EL CLIENTE
 LO QUE SE HA ESPECIFICADO HACER, SEGÚN ESTÁNDARES
 LO QUE SE HA HECHO REALMENTE Y SE PUEDE DEMOSTRAR
Claves para una gestión de calidad

1.- Entender con claridad los fines de una institución jesuita.

2.- Prestar una cuidadosa atención a los detalles.

3.- Todos deben predicar con el ejemplo.

4.- Todas las cosas deben ser un ejemplo.

5.- La organización debe escuchar a sus destinatarios, en lugar de


escucharse a sí misma.

6.- Recompensar y reconocer.

7.- Todas las personas constituyen la diferencia.