Anda di halaman 1dari 18

CASO FORTUITO Y FUERZA MAYOR

• INTEGRANTES : Carlos Tatis Martinez


• Henry Ahmed
• Douglas Medina Martinez
• Roger Medina Guerra
FUNDAMENTO JURIDICO

DERECHO ROMANO
• Casus fortuitus y vis maior fueron conceptos distintos según las
fuentes romanas ; el primero, haciendo referencia a lo
imprevisible, el segundo, a lo irresistible . Que permitió entender
que la vis maior fuera compresiva de casus fortuitus, pero no a la
inversa7 ; producto de la evolución que en materia de
responsabilidad experimentó el derecho romano ; y que tuvo por
establecido que la vis maior siempre operaba como causa
exoneratoria, no parece así para el casus fortuitus .
• La ley 95 de 1890, en su artículo 1 afirma:

«Se llama fuerza mayor o caso fortuito, el imprevisto á que no es


posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de
enemigos, los actos de autoridad ejercidos por un funcionario público,
etc.»
FORTUITO Y LA FUERZA MAYOR
• Comúnmente se llama "caso fortuito" a lo que acontece
inesperadamente, o sea a lo "imprevisible"; la fuerza mayor se refiere
a lo irresistible, es decir lo "inevitable". Desde el punto de vista de los
efectos jurídicos, en la medida que ambos conceptos se estén
asimilados legalmente, no existiría distinción entre ambos.

• Sin embargo, la ley normalmente libera ambos casos, pero permite que
se pacte en el contrato la responsabilidad en el caso fortuito.
¿Cuándo estoy ante una fuerza mayor?
• Sabes que estás frente a una fuerza mayor cuando te encuentras ante
una circunstancia que no pudiste prever o evitar, es por tanto, toda
situación hecho o acontecimiento imprevisible que se presenta en
forma excepcional, e independiente de la voluntad, que impide que
realices algo, no es periódico y es irresistible, va más allá de cualquier
control pues es inevitable y no depende de las personas y configura la
irresistibilidad y la imprevisibilidad. Tal sería el caso de las guerras,
los terremotos, etc.
¿Cuándo estoy ante un caso fortuito?
• Te encuentras frente a un caso fortuito cuando es un acontecimiento
que no te pueden atribuir por ser un evento que no pudo haber sido
previsto o que de haberlo previsto podría haberse evitado pero sucede
inesperadamente, es un hecho humano que se puede en ocasiones
resistir.
¿Qué elementos puedo hallar en el caso fortuito y
la fuerza mayor?
• La imprevisión: La encuentras dentro de las circunstancias normales
de la vida y que no son posibles contemplar por anticipado en la
ocurrencia de un hecho. Únicamente se aplica a los acontecimientos
extraños a las partes
• La irritabilidad: La encuentras en aquella circunstancia en la que el
agente no puede evitar su acontecimiento ni superar sus
consecuencias
Debes tener en cuenta que en la fuerza mayor ninguno de estos
elementos debe estar ausente.
DIFERENCIAS ENTRE CASO FORTUITO Y
FUERZA MAYOR.
El caso fortuito debe no haberse previsto, ni haberlo podido evitar, en
ocasiones se puede obligar al cumplimiento de una obligación mientras
que en la fuerza mayor no se puede obligar nunca exigir la obligación
que se incumplió.
La fuerza mayor alude a lo irresistible, a lo inevitable mientras que el
caso fortuito a lo que acontece inesperadamente y puede ser
imprevisible.
A la causa del acontecimiento, es decir, al caso fortuito conciernen los
hechos provenientes del hombre, concierne a hechos provenientes de
este, en cambio la fuerza mayor toca los hechos producidos por la
naturaleza.
A la importancia de los acontecimientos, vale decir que a los
hechos más destacados y significativos constituyen casos de
fuerza mayor y los menos importantes a casos fortuitos.

Al elemento que lo integra en el caso fortuito se estructura en


lo imprevisible y en la fuerza mayor por excelencia la
irresistibilidad.

En cuanto a la exterioridad del acontecimiento en el caso


fortuito es interno y dentro de la órbita del agente del daño, en
la fuerza mayor el acontecimiento es externo y puramente
objetivo.
• Existe discrepancia entre los teóricos en cuanto a qué
figura debe darse mayor relieve. Aunque ambos
conceptos son difusos, hay acuerdo en que, si bien en
ocasiones se puede obligar a un deudor a cumplir una
obligación que incumplió por caso fortuito, no se puede
exigir nunca una obligación que se incumplió por fuerza
mayor: si lo fortuito alude a lo inesperado, la fuerza
mayor alude a lo inevitable.
• Si una empresa X no cumple con sus contratos por alguna
catástrofe, Quedan excluidas las causas que no se pueden
evitar pero sí prever, que se denominan caso fortuito, en este
caso la empresa que ofreció el bien o servicio está obligada a
responder por los daños ocasionados ya que aunque el hecho
no se pudo evitar en el momento si se pudo prever.
• Quedan excluidas la causas que no se pueden evitar pero sí
prever, que se denominan caso fortuito, y las negligencias, que
son casos que sí se pudieron evitar:
• Si una persona tiene contratado un viaje al Caribe en una agencia
de viajes y se sabe que un huracán va cruzar esa zona. No se
puede evitar que el huracán devaste esa zona pero sí puede anular
el viaje al cliente y devolverle el dinero.
• Si el suministro eléctrico falla debido a que queda estropeado
un transformador por falta de mantenimiento. La avería era
inesperada pero era debida a un mantenimiento negligente.
• Otra exclusión sería en el caso de que el origen del fallo fuera
desconocido. No se podría apelar a la fuerza mayor, porque si no
las empresas intentarían no descubrir u ocultar el origen del fallo.
• En cualquier caso, la cláusula de fuerza mayor es habitual en los
contratos, y sirve para cubrir posibilidades fuera del control de las
partes tales como desastres naturales, guerras, etc. Su
interpretación tiene mucha importancia, porque hay muchos casos
que están en el límite entre fuerza mayor y caso fortuito (como,
por ejemplo, huelgas que impidan prestar los servicios).
• En Derecho internacional, la fuerza mayor se refiere a una
fuerza imposible de evitar o de prever, más allá del control de
un Estado, y que hace imposible el cumplimiento de una
obligación internacional.
• En el particular, nuestra doctrina científica está conteste en que
ambos términos, caso fortuito y fuerza mayor, corresponden a un
mismo y único concepto, reconociéndole idénticos efectos: la
liberación del deudor.
• No obstante la asimilación conceptual, se advierte que los
tribunales tienden a emplear la noción de fuerza mayor para las
hipótesis provenientes del hecho del hombre, dejando la expresión
de caso fortuito para los hechos de la naturaleza.
CARACTERES.-
Imprevisibilidad.-
• Si el contratante, obrando con la prudencia de un hombre
diligente, hubiera podido prever, al tiempo de contratar, el
acontecimiento que luego le impediría cumplir, es
responsable. Por ello no puede hablarse de caso fortuito
cuando las circunstancias que se invocan ya existían al
tiempo de contratar o son la consecuencia de
acontecimientos normales. Pero no hay que exagerar el
concepto de imprevisibilidad. No se trata de que sea
necesario algo absolutamente imprevisible, pues eso sería
excesivo, sino simplemente que no hay razón valedera
para pensar que ese acontecimiento se producirá.
Irresistibilidad:
• Esta es la nota esencial del caso fortuito. Puede ocurrir, en
efecto, que el acontecimiento sea previsible y aún que el deudor
lo haya previsto; pero ello no tiene relevancia si no importa una
fuerza invencible. Decimos ordinariamente, porque si al contraer
la obligación el deudor sabía que el acontecimiento irresistible
podía o debía acontecer según el curso ordinario y normal de las
cosas, entonces su responsabilidad se mantiene no obstante la
fuerza irresistible.
Conclusión.-

• En conclusión, las características de extraordinario, imprevisible e


irresistible constituyes simples derroteros para el juez; la facultad
de apreciación es amplia y debe examinar todas las circunstancias.
• En todo caso, los factores importantes son la inevitabilidad del
hecho y la consecuente falta de culpa cuando el hecho es ajeno al
presunto responsable, o exterior al vicio o riesgo de la cosa.