Anda di halaman 1dari 9

GENTE TOXICA

1 CORINTIOS 15: 33. No se dejen engañar. "Las malas compañías corrompen el buen carácter."
¿Quién no conoce o tiene en su grupo de amigos a algún envidioso, chismoso, manipulador o quejoso? Si
no es así eres una persona muy afortunada, y lo sabes. Nuestro día a día nos obliga a lidiar con personas
problemáticas, gente tóxica. Este tipo de personas no te quiere, no te respeta, no te escucha, te manipula
y solo vela por su propio interés. ¿Podrías identificar a una persona tóxica?
todos los seres humanos tenemos rasgos toxicos, areas inmaduras. todos venimos con defectos de
fabrica.
cual es la diferencia con el toxico:
ser toxico es una forma de vivir, de pensar y de actuar, es una manera de funcionar. además, mientras
todos tratamos de mejorar los rasgos tóxicos que percibimos en nosotros mismos, el toxico no los
reconoce y vive culpando a los demás robando su energía. los tóxicos son adictos emocionales que para
sentirse bien necesitan hacer sentir mal a otro. son los que van contramano por la calle y dicen que mal
conducen estos tontos.
nuestra personalidad es como una pizza donde cada porción representa nuestra forma de ser y funcionar.
cada porción es distinta y puede contener: indiferencia, desconfianza, histrionismo, maldad, amor,
inteligencia, etc. cada una de ellas enriquece nuestra personalidad
una personalidad sana mantiene los rasgos en balance. el problema se plantea cuando uno de esos rasgos
no crece o crece demasiado. donde si tenemos dos o mas porciones de lo mismo esta se vuelve nuestro
estilo dominante.
el termino toxico hace referencia a las conductas, las emociones y la forma de proceder de uno mismo y
de los demás hacia uno. toxico es un termino ampliamente utilizado: amigos toxicos, lideres, relaciones,
etc.
“Muchas veces permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo a los chismosos, a los envidiosos, a gente autoritaria, a los
psicópatas, a los orgullosos, a los mediocres, en fin, a gente tóxica, a personas equivocadas que permanentemente evalúan
lo que decimos y lo que hacemos, o lo que no decimos y no hacemos.”
En nuestra vida cotidiana no podemos evitar encontrarnos con personas problemáticas, como jefes autoritarios y
descalificadores, vecinos quejosos, compañeros de trabajo o estudio envidiosos, parientes que siempre nos echan la culpa
de todo, hombres y mujeres arrogantes, irascibles o mentirosos… Todas estas personas «tóxicas» nos producen malestar,
pero algunas pueden arruinarnos la vida, destruir nuestros sueños o alejarnos de nuestras metas.
Se trata de personas tóxicas que potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y de frustraciones. Ellas, por cierto,
saben todo lo que pasa en el ojo ajeno, pero se olvidan de ver qué es lo que percibe cada uno de sus sentidos ¡No permitas
que nadie tenga el control de tu vida ni boicotee tus sueños! Conéctate con la gente correcta. Conéctate con el señor y el te
conectara con las personas correctas.
Nos gustan las personas honestas y auténticas, las que son responsables de sus actos y actúan con bondad. En cambio, no
nos gustan las personas falsas, que actúan manipulando y con maldad. Entonces, ¿por qué se mantienen las relaciones con
personas tóxicas? Principalmente, por vínculos emocionales. Estos vínculos suelen ser tan fuertes que los mantenemos
aunque nos hagan daño.

La gente tóxica ha aprendido a ser así durante muchos años. Cambiar supone un cambio muy costoso para ellos. Incluso
resulta imposible si la persona no quiere cooperar. Eliminar de tu vida a la gente tóxica es lo más fácil.

Persona tóxica Persona de éxito


Buscan ganar discusiones Disfrutan del intercambio de opiniones
Dudan y critican todo lo que dices Confían en tu palabra y muestran empatía
Sienten celos de las victorias de otros Se alegran por los logros de los demás
Les gustan los cotilleos Saben guardar secretos
Intentan ocupar y utilizar a los demás Saben dar el lugar que merece cada persona
Se enfadan con facilidad Respetan y valoran a los demás
Tratan de controlar a los demás Aceptan a los demás como son
Ven siempre el lado negativo Irradian optimismo y buen ánimo
Si tienes en claro tu propósito y tus sueños podrás tener el control de tus emociones y de decidir a
quienes quieres elegir para que te acompañen. El problema se suscita cuando decidimos quién nos
acompañará mucho antes de tener en claro adonde queremos llegar. El propósito de tu vida es tuyo y sólo
a ti te pertenece diseñarlo. La solución está en ti. Desafíate cada día a más, a mucho más. Habrá personas
que darán valor a tus sueños.

Otras menospreciarán todo lo que te propusiste. No valores ninguna de aquellas palabras o sugerencias
que provienen de "los tóxicos." El que no se alegra de tu avance o de tus sueños, que diga lo que quiera,
tú prosigue hacia la meta, no te amarres a quienes no se alegran con tus éxitos. Desprecia la opinión de la
gente tóxica, sé libre de los críticos y serás libre de cada una de sus palabras y de sus acciones.

Ser libre de la gente no quiere decir encerrarnos en una burbuja y no tener contacto con nada que tenga
que ver con las personas, sino elegir con quiénes hemos de relacionarnos. La mayoría de los problemas
que se nos presentan a diario son interpersonales: una discusión, un entredicho antes de salir, una
negativa, un intercambio de palabras con un profesor; siempre hay individuos involucrados. Tanto sea en
el conflicto como en la solución de los inconvenientes, habrá personas de por medio.

Hasta en las mismas emociones que vivenciamos y que recordamos, buenos y malos momentos, hay
personas involucradas. Las heridas tienen un rostro y ese rostro tiene un "nombre". Sin embargo, ninguno
de estos recuerdos ni emociones que vienen a nuestra mente debe ser un impedimento para alcanzar
nuestros sueños. El ser humano es un ser social, y como tal, necesita relacionarse con pares.

El hecho es que muchas veces fallamos, confiamos y nos apegamos a personas que no sumarán, sino que,
por el contrario, tratarán por todos los medios boicotear nuestro sueño. Por eso es que podemos decir
"dime con quién andas y te diré adonde llegarás" Nuestra meta es poder elegir eficazmente a quienes nos
acompañarán en el camino hacia nuestros sueños. Son las conexiones y personas de oro que potenciarán
nuestras capacidades al ciento por ciento.
Sin darnos cuenta, muchas veces le damos a la voz de los demás un valor y una estima que no merecen y
así es como lejos de ser ésta un consejo o una bendición, se transforma en un trastorno o en un obstáculo
inmenso, en una creencia que a la que hay que refutar.

Si permanentemente escuchas las voces exteriores, el mensaje que terminarás por recibir será:
• No lo vas a lograr
• Con dinero en la mano eres un peligro
• Eres incapaz, nunca te preparaste
• No sabes cómo ganarte la vida Claro que esas son frases y creencias falsas que tomaste por verdaderas y
entonces te hicieron pensar que nada de lo que te propusieras serías capaz de alcanzar.

Hoy, siendo libre de estas falsas verdades, podemos comenzar un proceso de desintoxicación mental,
emocional y espiritual para disponernos a ser la mejor.
la cuestión es:
¿en qué estamos ocupados?" Piensa por un instante:
• ¿Qué estás buscando?
• ¿Qué estás persiguiendo?
• ¿En qué estás usando tu tiempo? Estos objetivos, ¿aportan y suman a tu felicidad, a tu bienestar
emocional, físico y espiritual?, ¿o sólo estás corriendo por correr sin saber a dónde quieres llegar?

E.E.Cummings decía: "Ser sólo tu mismo, en un mundo que hace lo posible, noche y día, para hacerte
semejante a los demás, significa librar la batalla más difícil que cualquier ser humano pueda librar."
. El vínculo entre dos personas es un factor común que los une, ya sea un lazo familiar, laboral, afectivo o
amistoso. Dentro de estos vínculos que establecemos están aquellos que nos afectan de manera positiva y
aquellos que nos influyen desfavorablemente.
Demasiadas personas a menudo consideran que haber obtenido un master o un postgrado, o
haber alcanzado un cargo de privilegio las habilita para lastimar, subestimar y desestimar otros
en público.

Características de los heridores profesionales


• Siempre tienen piedras en la mano: Son personas que estarán esperando la oportunidad en la
que cometas un error para hacértelo notar y demostrar ante los demás que, si no hubiese sido
por ellos, tu error hubiera desprestigiado a la empresa o hubiese puesto en peligro la ejecución
de algún proyecto. Como es de esperar, harán su corrección en público.
• Siempre vigilan, esperando que lo malo suceda al fin: reclamos y "acuses de recibo" presentan
a diario este tipo de personas. Son aquellas que tarde o temprano te pasarán factura por el
favor o la palabra o la conexión que te ofrecieron. Se trata de personas tóxicas

Te podrán decir: • ¿Para qué quieres correr?


• ¿Para qué deseas lograr tu sueño?
• Otro día lo puedes hacer
• No es tu tiempo, no es tu momento
• Siempre hay tiempo, no te apures
• ¿Para qué vas a hacer más?
• ¿Para qué vas si no hay premio, si el rey no te va a dar una corona?
• ¿Para qué te esfuerzas, si no hay ni recompensa ni ganancia?

"Si no puedes ser un buen ejemplo, tendrás que conformarte con ser una horrible advertencia."
Catherine Aird
El ejemplo de la gente toxica

2 timoteo 3: 2. La gente será amadores de sí, adoradores del dinero, vanagloriosos, arrogantes, insultantes, desobedientes a los padres, ingratos,
malvados,
3. insensibles, implacables, calumniadores, incontrolables, crueles, aborrecedores de lo bueno,
4. traidores, impetuosos, hinchados con vanidad, amando el placer, más bien que a YAHWEH,
5. según retienen la apariencia externa de religión, pero niegan su poder.[17] ¡Mantente alejado de personas como éstas!
6. Porque algunos de ellos por medio de afecto hacen su entrada en hogares, y toman control de mujeres con voluntad débil que están llenas de
pecados, y arrastradas por diversos deleites.
La fama de con quien te juntas
Proverbios 13:20. Aquel que camina con los sabios se hará sabio, mas el compañero de los necios será conocido

Siguiendo el camino de aquellos que buscan intoxicar con sus malas costumbres producto del pecado
Proverbios 4: 14. No sigas el sendero del perverso ni camines en la senda de los transgresores.
15. En cualquier lugar que ellos hayan puesto su campamento, evítalo, no vayas allá, vuélvete de él y sigue de largo.
16. Porque ellos no pueden dormir si no han hecho el mal, pierden el sueño y no pueden descansar.
17. Porque viven del pan de la perversidad y se emborrachan con el vino de la transgresión.

Aquellos que insisten en vivir bajo el diseño de vida toxico y hacer su propia voluntad
Proverbios 1: 29. Ustedes no quieren aprender ni obedecer a Dios;
30. no siguen mis consejos, ni aceptan mis enseñanzas.
31. Por eso recibirán su merecido: ¡tendrán problemas de sobra!
32. ¡Sufrirán las consecuencias de sus malas decisiones y de su mala conducta! ¡Acabarán siendo destruidos por su necedad y por su poca
atención!
33. Pero los que me hagan caso vivirán tranquilos y en paz, y no tendrán miedo del mal»

Como quien quieres ser ?


1 juan 2 15. No quieran ustedes ser como los pecadores del mundo, ni tampoco hacer lo que ellos hacen. Quienes lo hacen, no aman a Dios el
Padre.
16. Las cosas que ofrece la gente del mundo no vienen de Dios, sino de los pecadores de este mundo. Y estas son las cosas que el mundo nos
ofrece: los malos deseos, la ambición de tener todo lo que vemos, y el orgullo de poseer muchas riquezas

Tenemos una responsabilidad ante el modelo de vida toxico – personas toxicas


Filipenses 2:15. para que no pequen ni nadie pueda culparlos de nada. En este mundo lleno de gente malvada y pecadora, ustedes, como hijos
de Dios, deben alejarse de la maldad y brillar por su buen comportamiento.
Características de personas toxicas
1. No paran de quejarse
La gente tóxica es una gran queja constante. ¿Sabéis aquello del vaso medio lleno o medio vacio? estas personas directamente no
ven el vaso, y se encargan de hacérselo saber a todos los que están a su alrededor. Les escucharás sacando pegas absolutamente a
todo: si hace calor porque no para de sudar, si hace frío porque así no hay quien viva, que si la comida está salada, que si falta
sal... cualquier cosa es buena para dejar constancia de su disgusto.
2. Se comparan con los demás todo el tiempo
Y que pesados pueden llegar a ser... la comparación constante con los demás no hace sino constatar su idea de que son unos
desgraciados. Obviamente, siempre habrá alguien a quien las cosas le vayan mejor y esa será la excusa perfecta para empezar a
verter negatividad por todos los rincones. La gente tóxica no aprovecha su inconformismo para potenciar la motivación sino que
les sirve para seguir revolcándose en su miseria.
3. Sin filtro verbal
Está bien ser consecuente y decir lo que se piensa pero las personas altamente negativas confunden esta sana premisa con el
hecho de abrir la boca sin pararse a reflexionar sobre lo que van a decir. Se escudan en la "sinceridad absoluta" para lanzar ofensas
hacia otros que, qué casualidad, son más afortunados que ellos.
4. Se rinden antes de empezar
Como creen que todo está mal de origen nunca se esforzarán por emprender un proyecto nuevo. El pesimismo les ahoga
hasta el punto de ni siquiera intentarlo, porque en su cabeza tienen claro que la iniciativa "nunca funcionaría". En
realidad todo esto viene motivado por el tremento miedo al fracaso que sienten.
5. Creen que todos están en su contra
El victimismo es otra de sus características de esta gente, que nunca asume la responsabilidad de la situación. Bajo su
punto de vista, existe una conspiración contra ellos y por tanto, los demás son los culpables de todas su desgracias.
6. Todo son problemas sin resolución
Encontrar soluciones es tan improvable como ver un unicornio cruzando la A-6. Las personas tóxicas podrán enumerarte
sin titubear todos y cada uno de los inconvenientes que detectan en su vida; sin embargo, ninguno de esos problemas
contará, bajo su punto de vista, con un posible remedio.
7. No admiten consejos
Por si todo lo anterior no fuese sufiente, los pesimistas nunca aceptarán un consejo. La soberbia y arrogancia que tienen
les impedirá valorar la posibilidad de no tener la razón y de agarrar las riendas de su vida.
Gente tóxica
Los meteculpas
Se trata de uno de los sentimientos más negativos que puede tener el ser humano, una de las maneras de
manipular a los demás. Son personas insatisfechas con la vida que les ha tocado vivir.
El envidioso
Anhela lo que la otra persona tiene. Es insatisfecho y se queja permanentemente. Nace de la sensación o
de la creencia de que nunca tendrá lo que el otro posee. Es la tristeza por el bien ajeno y pesar de la
felicidad del otro.
El descalificador
Disfruta descalificando a todo aquel que se encuentra a su alrededor. Rebaja a los demás. Su objetivo es
controlar nuestra autoestima.
El agresivo verbal
Personas complicadas que obstaculizan nuestra existencia. Sus contestaciones nos dejan sin palabras.
Ejercen su poder a través de gritos, malos tratos y la desvalorización continua.
El falso
Personas que se creen superiores, solo tienen para cubrir sus necesidades básicas y nunca sonríen. Sufren
por todos y por todo. Necesitan demostrar, impresionar y sobresalir.
El psicópata
Muestran una imagen que en realidad no tienen y que ellos mismos inventan. Son personas que no aman
a nadie. Al psicópata solo le sirven los otros para conseguir más dinero, sexo y poder. Se ofende por todo.
El mediocre
Es el que se conforma con lo que tiene y se olvida de sí mismo. La pereza, la falta de estímulo, la pérdida
de sueños y de visión son síntomas de una persona conformista y mediocre.
El chismoso
Persona para la que el chisme es su actividad favorita. Los chismes o rumores son difundidos sin verificación
alguna. Es tan chismoso el que lo "ve" como el que lo "compra".
El neurótico
Muestran su necesidad de ser amados y aceptados, de poder y liderazgo, de independencia y perfección. No
cambian, quieren que cambies tú. Son agresivos, inhibidos, extremistas, egoístas e infantiles.
El manipulador
Personas que engañan y buscan la vulnerabilidad y debilidad de otras. El manipulador adormece a su
víctima. Viene con palabras seductoras, pero lentamente introduce descalificaciones, gritos e insultos.
El orgulloso
Posee exceso de confianza en lo que dice y hace. Él es perfecto, es el Dios y nadie puede contradecirlo. El
orgulloso goza de amor propio en demasía.
El quejoso
Aquellos que se quejan por todo y todos. Siempre encuentran motivos para quejarse. Tienen problemas con
los demás y viven enojados. No tienen sueños, son dubitativos y de mente cerrada.
Las personas tóxicas nos alejan de la mejor gente, nos quitan energía y además no sacamos nada
provechoso de ellas. Son personas con muy baja empatía que necesitan hacer daño a los demás para
sentirse bien. Lo más saludable es alejarse de estas complicadas personas, mantener distancia.