Anda di halaman 1dari 49

LA AUTONOMÍA COMO

FINALIDAD DE LA
EDUCACIÓN
Implicaciones de la teoría de Piaget

PSICOLOGÍA EVOLUTIVA II
CAMPOS CUEVAS MANUEL
IVAN

SALAS GODINEZ ALMA


GABRIELA

SOBERANES GONZÁLEZ
MARIANA
LA AUTONOMÍA COMO
FINALIDAD DE LA EDUCACIÓN:

IMPLICACIONES DE LA TEORÍA DE PIAGET


DRA. CONSTANCE KAMII

• Catedrática de la
Universidad de Illinois,
Círculo de Chicago.
• Tienen la habilidad de
transmitir los conceptos
profundos de la teoría
piagetiana y el problema
actual de la educación y
su crisis en cuanto a la
sociedad y sus valores.
AUTONOMÍA
En términos educativos significa:
«Llegar a ser capaz de pensar por
uno mismo con sentido crítico,
teniendo muchos puntos de vista,
tanto en el ámbito moral como en
el intelectual»
LA IMPORTANCIA DE LA AUTONOMÍA
 Es un objetivo, para desarrollar Autonomía
al enseñar ciencia, por ejemplo, el alumno
debe encontrar sus propias respuestas a
sus propias preguntas por medio de:
• Experimentos
• Pensamiento crítico
• Confrontación de puntos de vista.

 Las actividades deben TENER SENTIDO


para él, así construirá y modificará sus
propios conceptos.
¿QUÉ ES MORALIDAD?
TRATA ACERCA DEL BIEN Y DEL MAL EN LA CONDUCTA
HUMANA

Moralidad Heterónoma
Moralidad Autónoma

• El bien y el mal lo • La conducta se produce


determina cada de acuerdo con las reglas
individuo a través de la establecidas y de las
reciprocidad. personas con autoridad.
• «Coordinación de • No es deseable, porque
puntos de vista». implica la obediencia sin
crítica a reglas y al poder.
REGLA DE ORO:

«TRATA A LOS DEMÁS COMO DESEES SER


TRATADO TÚ MISMO»
EJEMPLO: LOS 3 FILTROS DE SÓCRATES
 Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo, y le dijo:
 - Sabes lo que escuché acerca de tu amigo ?
 - Espera un minuto, replicó Sócrates. Antes de decirme nada, quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el
examen del triple filtro.

 - Triple filtro ? , preguntó el otro .


 - Correcto, continúo Sócrates. Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas
a decir. Es por eso que lo llamo el “Examen del triple filtro”

 ... El primer filtro es la VERDAD. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto ?
 - No, dijo el hombre, realmente sólo escuche sobre eso y ...
 - Bien, dijo Sócrates, entonces realmente no sabes si es cierto ó no.

 Ahora apliquemos el segundo, el filtro de la BONDAD. Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo ?
 - No, por el contrario …
 - Entonces, deseas decirme algo malo de él, pero no estás seguro que sea cierto.

 Pero aún podría querer escucharlo porque queda un filtro, el filtro de la UTILIDAD. Me servirá de algo saber lo que vas a
decirme de mi amigo ?
 - No, la verdad que no.

 - Bien, concluyó Sócrates. Si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno e incluso no me es útil... ¿para qué querría yo
saberlo ?
TODOS LOS NIÑOS NACEN INDEFENSOS Y
HETERÓNOMOS, Y ALGUNOS DE ELLOS SE
HACEN AUTÓNOMOS CUANDO CRECEN.

 «Cuando es capaz de gobernarse a sí mismo, será


menos gobernado por los demás»
RELEVANCIA DEL CASTIGO
¿QUÉ HACE QUE ALGUNOS ADULTOS SEAN
AUTÓNOMOS?

 La respuesta de Piaget es que los adultos


refuerzan la heteronomía natural de los
niños cuando utilizan sanciones, y
estimulan el desarrollo de la autonomía
cuando intercambian sus puntos de vista
con los niños al tomar decisiones.
Cuando
E un:
JEMPLO niño miente, por ejemplo, el adulto lo puede
privar de su postre o hacerle escribir 50 veces “No
mentiré”. El adulto también puede abstenerse de castigar
al niño y, en su lugar mirarlo directamente a los ojos con
gran escepticismo y afecto, y decirle: “realmente no puedo
creer lo que dices porque…“.
Este es un ejemplo de un intercambio de puntos de vista
que contribuyen al desarrollo de la autonomía en los
niños. El niño que percibe que el adulto no puede creerle,
se sentirá motivado a pensar qué debe hacer para ser
creído.
El niño que es educado con muchas oportunidades
similares podrá, a lo largo del tiempo, construir la
convicción de que es mejor para las personas tratarse con
honestidad.
TRES CONSECUENCIAS DEL CASTIGO
• Cálculo de riesgos
El niño que es castigado repetirá el mismo acto, pero
tratará de no ser sorprendido la próxima vez.
• Conformidad

Sumisión que asegura seguridad y respetabilidad, los


niños no tienen que tomar decisiones; todo lo que tienen
que hacer es obedecer.
• Rebelión

Algunos niños son «buenos» durante años pero llega el


momento donde se cansan de agradar a los demás y
optan por una vida propia, estar en contra del
conformismo no es autonomía.

«EL CASTIGO REFUERZA LA HETERONOMÍA»


EL PODER DE LOS ADULTOS
CASTIGOS RECOMPENSAS

• Las sanciones mantienen


• Aquellos niños que
a los niños obedientes y
actúan sólo por obtener
heterónomos.
algo a cambio, dulces,
dinero, calificaciones,
están gobernados por los
demás.
• Debemos reducir nuestro poder como
adultos, abstenernos de recurrir a premios y
castigos, y animarlos a que construyan sus
propios valores morales.

• La esencia de la autonomía es que los niños


lleguen a ser capaces de tomar sus propias
decisiones. Ésta habilidad debe ser
fomentada desde el inicio de la infancia.
SANCIÓN CASTIGO
LA AUTONOMÍA NO ES LO MISMO QUE LIBERTAD TOTAL

Sanciones por reciprocidad Sanciones por castigo

• «Decirle que no podemos


creer lo que ha dicho» es
un ejemplo de reciprocidad • Obstaculizan su inicio
deben estar relacionadas por toma de decisiones y
directamente con la acción aprender a obedecer sin
que queremos sancionar y criticar el por qué de sus
con el punto de vista del actos.
adulto
• Su efecto será motivar al
niño a construir reglas de
conducta a través dela
coordinación de puntos de
vista.
TIPOS DE SANCIONES POR
RECIPROCIDAD
1. Exclusión temporal o permanente del grupo.
2. Dirigirse a la consecuencia directa y
material de la acción.
3. Privar al niño del objeto del que ha
abusado.
4. Hacer al niño lo que el niño ha hecho a los
demás.
5. Indemnización
6. Expresión de desagrado o desaprobación.
CONSTRUCTIVISMO Y AUTONOMÍA
INTELECTUAL

Persona intelectualmente
Persona intelectualmente
autónoma
heterónoma

• Cree • Es pensador critico,


indiscriminadamente en quien tiene su propia
lo que se le dice, opinión bien fundada, la
incluyendo conclusiones cual puede ir hasta en
ilógicas, «slogans» y contra de la opinión
propaganda. popular.
• Cuando los niños son alentados a tener sus
opiniones y sus ideas se respetan sean éstas
adecuadas o no, aprenden más (modificando
sus propias ideas) que cuando se les hace
recitar las respuestas correctas.

• Si los niños piensan sobre los puntos de vista


individuales, pueden coordinar las perspectivas
y construir su propia noción de lo que se les
explica. Deben construir relaciones
significativas a su manera.
Para Piaget la autonomía es tanto intelectual, como
social, afectiva y moral. El fin de la educación es
producir individuos autónomos, capaces de respetar
la misma autonomía en otras personas. En la escuela
acostumbramos a memorizar cosas, únicamente para
aprobar, generalmente porque fuimos conformistas y
obedientes.
Resultado, (Mckinnon y Renner 1971 y Schwebel 1975)
un bajo pensamiento lógico, esta conclusión llegó
después del experimento de la caja con varillas,
problemas que implicaban la manipulación de objetos, y
los símbolos eran totalmente ausentes, aun así, sólo el
25% mostró la habilidad de pensar lógicamente a un
nivel formal, variando un factor tras otro mientras se
mantenía constante el resto de los factores.
La habilidad para pensar a un nivel formal pertenece al
círculo de autonomía que no se funde con el otro círculo.
Se preguntaron ¿qué tipo de educación recibieron estos
universitarios? conclusión los colegios no enseñan a
pensar lógicamente, y si nos preguntamos ¿quiénes
entrenaron a esos maestros de secundaria, las
universidades. Es decir, las escuelas no valoran el
razonamiento. Si los estudiantes no pueden pensar
lógicamente a nivel operativo, tampoco lo harán de
forma crítica o autónoma, y los pocos que tenían esta
habilidad lo lograron por experiencias fuera de la
escuela, igual que pasa con los adultos.
En lo moral, la escuela refuerza la heteronomía y
previene el desarrollo de autonomía. Para imponer las
reglas de los adultos, las escuelas imponen exámenes,
notas, estrellas, salas de detención, méritos, premios y
castigos (la autonomía que no se funde con el otro
círculo, también incluye la autonomía moral).
Lo que aprendimos de la escuela que fue útil para el
desarrollo de nuestra autonomía, como la habilidad de
leer, escribir,
aritmética, , historia, uso de herramientas, son cosas
útiles para nuestra adaptación al medio ambiente. Si
la autonomía es la finalidad de la educación se debe
intentar aumentar el área en la que se funden los dos
círculos.
LA AUTONOMÍA COMO UN OBJETIVO BASADO
EN UNA TEORÍA CIENTÍFICA. La autonomía como
finalidad no está basada en valores, sino en una
teoría científica. Educadores y filósofos sobre las
metas de la educación, se han basado en lo que ellos
y su sociedad valoran, bíblica, educación cívica. Estos
valores, de acuerdo con Kohlberg y Mayer, han sido
sacados de una bolsa figurativa de virtudes,
cualidades que los adultos sólo desean inculcar a los
niños. Estas son vagas y arbitrarias, y tienen
diferentes significados para las personas. Ejemplo, la
integridad de una persona puede ser terquedad para
otra.
Es posible escoger a la autonomía como objetivo en la
educación a través del punto de vista de la bolsa de
virtudes, pero Piaget la conceptualizó con base en una
teoría científica. La diferencia es que Piaget demostró
que todos los individuos tienden naturalmente a
incrementar su autonomía cuando las condiciones lo
permiten. Con la autonomía como finalidad de la
educación, intentamos construir algo sobre una
tendencia biológica existente en todos los niños. La
autonomía implica que no podemos predecir
exactamente cómo van a resultar los niños, pueden
incluso inventar valores y teorías que no sean de nuestro
agrado.
LA AUTONOMÍA COMO FINALIDAD DE LA
EDUCACIÓN, NO INTENTA IMPONER VALORES
ARBITRARIOS, SINO CONSTRUIR SOBRE UNA
TENDENCIA BIOLÓGICA Y NATURAL QUE EXISTE
EN TODOS LOS NIÑOS.
Todos los bebés comienzan biológicamente
egocéntricos, y se desarrollan social y
cognoscitivamente descentralizando y coordinando sus
puntos de vista. Cuando aún no pueden caminar, son
literalmente el centro del universo, sin embargo, al final
de su segundo año, cual revolución copérnica,
empiezan a sentirse como un objeto más en el
espacio, esta descentralización y coordinación de
relaciones o puntos de vista, continua a través de la
infancia y la adolescencia. En el ámbito moral, todos
los niños son egocéntricos, por eso refieren que es
mejor mentirle a un niño que a un adulto, pues se
centran sólo en la relación de mentir y ser castigados,
pues es esta pequeña relación la que ellos pueden construir.
Más adelante se descentran y llegan a considerar lo que
otros pueden pensar cuando se les miente. Cuando el niño
desarrolla el valor de la honestidad basado en todas estas
perspectivas, está desarrollando autonomía moral: la
habilidad de gobernarse a sí mismo.
El constructivismo afirma que el desarrollo, si es que este se
da, tiende necesariamente hacia una autonomía creciente,
la razón es que los niños pueden únicamente crear
relaciones pequeñas antes de poder coordinarlas en
sistemas más amplios. La habilidad de pensar
recíprocamente sobre cómo tratar a los demás para así ser
tratados, no puede desarrollarse antes que la habilidad de
pensamiento únicamente para ser castigado, la ultima es
pequeña y egocéntrica, mientras que la primera es más
amplia y elaborada en la que ser castigado está incluido, sin
embargo, aquí esta posibilidad es irrelevante cuando se
integra la acción recíproca.
En lo intelectual, Piaget también ha corroborado
científicamente que todos los niños construyen primero
relaciones egocéntricas, pequeñas y locales, antes que
los sistemas más amplios. Entre los siete y ocho años de
edad, sin instrucción alguna, llegan a coordinar dichas
relaciones entre la parte y el todo.
El hecho de que todos los niños de todas las culturas
construyan sistemas de relaciones cada vez más
complejos sin instrucción alguna, nos permite decir que
todos los niños tienen una tendencia natural a
desarrollarse en esa dirección.
La flexibilidad en las varillas requiere mucha coordinación
de relaciones idénticas en estructura, relaciones entre la
parte y el todo, la habilidad de un adolecente de variar un
factor mientras mantiene constantes a los otros resulta
de la coordinación simultanea de todas estas relaciones.
Su habilidad de pensar lógicamente a un nivel formal es
por lo tanto, el resultado de la construcción progresiva
que puede darse únicamente en una dirección: de
relaciones pequeñas y locales a amplias construidas con
las pequeñas.
El desarrollo natural intelectual de acuerdo con Piaget se
extiende sobre las generaciones en el desarrollo del
conocimiento del hombre. La historia de la ciencia puede
ser interpretada entonces como el desarrollo del
conocimiento del hombre desde posiciones egocéntricas
hasta la coordinación progresiva de todos los puntos de
vista.
La física de Aristóteles fue infantil y egocéntrica, la de
Newton y Galileo más objetiva, mientras la física cuántica
y la relatividad son todavía más descentralizadas y
coordinadas. Lo que hacen los científicos cuando
debaten es coordinar puntos de vista, resultado es un
aumento de la objetividad.
El desarrollo de la ciencia de acuerdo con Piaget, es una
manifestación de la autonomía intelectual del hombre,
esta continuará desarrollándose sin detenerse jamás
Piaget “cuanto más se acerca el hombre al objeto, más
se aleja el objeto”. Parece que la naturaleza del hombre
es seguir edificando sobre conocimientos previos.
Tanto los niños, como el hombre y la especie, tienden a
aumentar su autonomía. Las sociedades también
avanzaron de la heteronomía a la autonomía, sin
embargo ha conocido muchas regresiones y
repeticiones.
Los valores cambian dependiendo el tiempo y lugar, el
contenido de la bolsa de virtudes es seleccionado
arbitrariamente y no son permanentes. La perspectiva de
la teoría científica de Piaget es mejor, ya que se sostiene
en la tendencia biológicamente fundamentada que
posee la especie de desarrollarse hacia una mayor
autonomía, y aun cuando es reprimida, sigue
desarrollándose en algunos miembros de la especie.
Segunda diferencia entre autonomía como finalidad de
la educación, basada en una teoría científica y la meta
definida en la bolsa de virtudes.
La primera implica que no podemos predecir exactamente
cómo van a resultar los niños, pueden incluso inventar
valores o teorías que no nos gusten. Podemos esperar que
sea honesto, confiable y responsable, pero no predecir
exactamente qué individuo será, seguramente gustará más
de algunas materias, y será capaz de pensar con mayor
lógica y claridad que la mayoría de los egresados de otras
escuelas, además de que gustará aprender y seguir
aprendiendo. Fuera de esto no podremos predecir qué
clase de individuo será, incluso puede ser una persona con
aspiraciones medianas que desee una vida normal y
tranquila dedicada a su familia, escogerá el camino de su
vida conscientemente, no será arrastrado por las masas,
será gobernado por sí mismo.
En la bolsa de virtudes se sabe lo que podemos saber lo
que hacemos qué esperar de la educación. La autonomía
no puede darnos seguridad, puede inventar nuevos
valores que no nos agraden, ejemplo Luther King, que
buscó cambiar los viejos valores raciales.
El resultado de la bolsa de virtudes es que en varios
países tecnológicamente avanzados, las escuelas son
incapaces de producir las virtudes deseadas. La apatía y
alienación son por contrario comunes y son bien
conocidas desde los 10 años.
Los vicios y problemas sociales surgen de gente cada
vez más joven, y los profesores tienen parte de la culpa
de esto.
En el primer grado muchas madres contaban que sus
hijos ingresaban a clase con muchas ganas de aprender,
pero se desanimaron rápidamente. Los problemas son
creados por los educadores, que hacen de la escuela una
institución carcelaria. Los educadores también deben
seguir ganando autonomía profesional en lugar de
seguir culpando a los padres y sociedad por el
subdesarrollo de su profesión, deben sufrir una
revolución, y darse cuenta que no son el centro del aula,
descentralizarse y considerar a cada niño como el
centro de un proceso constructivo. Ayudar a cada niño a
construir sus propios conocimientos y valores.
Cuando los maestros logran enseñar, se jactan de que
enseñaron bien, cuando no resulta, culpan al niño, su
familia o su entorno.
El constructivismo es una explicación más coordinada
del aprendizaje que la teoría de la internalización. Si el
fracaso se debe al niño, el éxito también. Cuando los
maestros tienen éxito, se debe a la construcción del
niño a través de la interacción con lo que fue enseñado.
Una buena enseñanza facilita el proceso constructivo.
Cuando el maestro fracasa es por la incapacidad del
niño de construir nueva información, ya sea por un nivel
muy avanzado para él o porque la forma en que la
presentó no es adecuada.
La teoría de Piaget no implica un nuevo método para
alcanzar los mismos objetivos de saber muchas
respuestas correctas sobre temas establecidos, ni de ser
buenos ciudadanos. La autonomía como finalidad de la
educación implica nuevos objetivos, algunos coinciden
con las metas tradicionales (unión de los dos círculos).
Hay gran diferencia entre buena respuesta con
autonomía a una buena respuesta con heteronomía, así
como es diferente ser bueno con autonomía a serlo por
sumisión y conformismo.
Muchos educadores gustarían ver autonomía moral e
intelectual en sus alumnos, pero el que no conozcan la
diferencia entre autonomía y heteronomía y por tener
ideas anacrónicas de lo que hace que un niño sea bueno
e inteligente continúan dependiendo de sanciones.
Afortunadamente la mayoría de los alumnos tienen
experiencias positivas fuera de la escuela que fomenta
su autonomía, desarrollándose moral e intelectualmente,
alimentando la creencia de los educadores de que sus
prácticas son correctas.
Pienso que la perspectiva de la bolsa de virtudes para
definir objetivos es equivocada. Los niños que viene de
hogares que fomentan la autonomía pueden adaptarse
mejor a la escuela que aquellos que no fueron
estimulados, para estos menos afortunados, el resultado
es; calificaciones bajas, alienación, desencanto y tal vez
delincuencia.
II ¿Qué clase de educación implica la autonomía
como finalidad?
Maestro: reducir su poder de adulto e intercambiar sus
puntos de vista con los niños en una relación equitativa.
Alentar a los niños a intercambiar y coordinar puntos de
vista con los otros niños.
Alentar a los niños a ser mentalmente activos (ser
curiosos, con iniciativa, críticos y relacionar las cosas) y a
tener confianza en su propia habilidad de resolver
problemas.
La importancia de reducir el poder del adulto e
intercambiar puntos de vista con los niños.
Se ha supuesto que los niños aprenden internalizando
conocimientos y valores a través de la transmisión social.
Los maestros son figuras que todo saben y autoritarios,
enseñando qué creer y que no, preguntan y juzgan los
avances, Esto obstruye la construcción de ideas y valores
propios
En cuanto a la autonomía moral, los adultos deben
disminuir su poder coercitivo si quieren desarrollarla, así
como presentar sus puntos de vista como una persona
más. En caso de que un alumno rompa una promesa, lo
correcto no sería exhibirlo, sino decirle como cualquier
otra persona “no podré confiar en ti en el futuro si
prometes hacer algo que no cumples. Así tendrán la
posibilidad de pensar sobre nuestra perspectiva.
Únicamente cuando coordinan otro punto de vista con
el suyo, pueden construir la convicción de que es mejor
cumplir aunque sea difícil.
En lo intelectual también debemos reducir nuestro
poder de adultos si queremos que los niños construyan
conocimientos de una manera autónoma. Ejemplo, si
un niño dice que 4 + 3 son 6, lo mejor no sería
corregirlo, pues se les priva de corregir su propio
razonamiento, sino preguntarle cómo llegó a esa
conclusión, Ellos a menudo se corrigen cuando tratan
de explicarse. Si se corrige llega a la respuesta
correcta, si lo corrigen creerá que las respuestas sólo
pueden venir de adultos.
La enseñanza constructivista no implica entonces que
el niño deba dejarse solo para construir sus ideas, el
adulto interviene en un plano equitativo, como cualquier
persona que da su punto de vista. Sin que el adulto
piense que tiene que mostrar su poder y autoridad para
ser respetado.
Los adultos deben reducir su poder como sea posible,
pero hay momentos en los que no debe dudar en usar
su poder. Los maestros son los responsables de la
seguridad y bienestar de la clase. El maestro que se
negó a dejar que los niños entraran al área de
construcción si derribaban algo, es un ejemplo del uso
apropiado del poder para alcanzar la meta de
autonomía en los niños.
Así el desarrollo social e intelectual no se pueden
disociar. Tomar en cuenta los sentimientos de otros
niños es un ejemplo de desarrollo social, anticipar
dónde estarán nuestros brazos y piernas en relación a
las construcciones es ejemplo de la habilidad de
razonar espacialmente.
La interacción del niño con los maestros está
íntimamente relacionada con la del niño con otros.
La importancia de alentar a los niños hacia el
intercambio y la coordinación de puntos de vista con
otros niños.
Para Piaget, el desarrollo de la autonomía moral en los
niños es estimulado aún más cuando los intercambios se
llevan a cabo con sus iguales, ya que ellos siempre
sabrán que el adulto es adulto por más que trate de
reducir su poder y las discusiones y negociaciones entre
niños son más equitativas. Si nuestra finalidad es la
autonomía, podemos esperar que el niño sea capaz de
llevarse con otros, de ser considerado, honesto,
confiable, responsable y tener un sentido de justicia.
Las discusiones consumen mucho tiempo, pero son
indispensables para el desarrollo de la autonomía, así
que el maestro que promueva esta finalidad tendrá que
tomar sus precauciones para que los niños cuenten con
el tiempo necesario para resolver sus tareas y deberá
estar atento a que construyan valores con sentido de
responsabilidad a lo largo del tiempo. Estas
negociaciones también son importantes para desarrollar
la habilidad de pensar lógicamente.
En un experimento con 2 vasos de la misma forma y uno
diferente se les dijo que podrían tomar su refresco
cuando llegaran al acuerdo de que los 2 vasos distintos
contenían la misma cantidad de líquido y más del 70% de
los niños progresaron en la tarea de conservación de
líquido. Los choques entre los niños estimularon
indudablemente su habilidad para coordinar también
otras relaciones, además que estos niños tendieron a ser
los que ya habían trabajado en equipo anteriormente y
por eso tenían un desarrollo relativamente más alto.
“No hablar” es una regla bien conocida en las aulas
tradicionales. Se basó en la idea de que el conocimiento y
la sabiduría emanaban únicamente del maestro y que las
conversaciones entre los niños interferían dicha
transmisión. La teoría de Piaget enfatiza la importancia del
intercambio de ideas entre los niños. Una institución que
pretenda desarrollar la autonomía de los niños, será
sacudida por la actividad de los niños que intercambian
sus puntos de vista, y los adultos reconocerán su deseo de
que los niños discutan asuntos que lleven a la toma de
decisiones institucionales, en la medida que esto sea
posible.
La importancia de alentar a los niños a ser
mentalmente activos (curiosos, con iniciativa, ser
críticos y relacionar las cosas) y a tener confianza en
su capacidad para descifrar problemas.
Los estudios científicos comienzan con intuiciones, luego
formulan hipótesis precisas y las prueban sistemática-
mente. Cuestionan constantemente la verdad de las
conclusiones de otros investigadores y repiten su
búsqueda. La teoría de Piaget es una teoría que aún
sigue siendo cuestionada, verificada, modificada y
completada; por lo tanto, un programa educativo
basado en esta teoría está arraigado en una base más
sólida que la que se fundamenta en la intuición y las
opiniones.
Piaget afirmaba que su teoría implicaba una “reforma
en la instrucción intelectual más radical que las que se
pueden imaginarlos que apoyan las escuelas activas”.
Kamii menciona que en la aritmética de primer grado,
empezaría por eliminar todas las lecciones y ejercicios
y usaría el ejercicio de la vida diaria como los juegos de
dados y los niños aprenderán sin instrucción.
•Si el conocimiento lógico-aritmético es construido
desde adentro por el niño, éste deberá ser capaz de
descifrar el resultado de 4+2 sin instrucción directa.
Si los niños discuten lo suficiente sobre el resultado de una
operación, llegarán a obtener la contestación correcta,
porque no hay nada arbitrario en el conocimiento lógico-
matemático.
Los empiristas (tales como Locke, Berkeley y Hume)
alegaron que el conocimiento tiene su fuente fuera del
individuo y que se adquiere a través de la internalización por
los sentidos. Al nace el individuo es una tabla rasa donde las
experiencias son “escritas” durante su crecimiento.
Los racionalistas (como Descartes, Spinoza y Kant) no
niegan la importancia de la experiencia sensorial, pero
insisten en que la razón es más poderosa que la experiencia
sensorial, porque nos permite conocer con certeza muchas
verdades que la observación sensorial nunca permitirá.
También indicaron que los sentidos a menudo nos engañan
en percepciones ilusorias y la experiencia sensorial no
resulta confiable para otorgarnos conocimientos fidedignos.
La precisión de las matemáticas se mantiene como el
ejemplo principal de los racionalistas para apoyar el poder de la
razón y cuando tienen que explicar el origen de este poder
terminan diciendo que ciertos conceptos o conocimientos son
innatos y que se desarrollan en un proceso de maduración.
Piaget encontró elementos ciertos y falsos en ambas teorías,
estaba convencido de que el único camino para resolver los
problemas epistemológicos es estudiarlos científicamente y
decidió que una forma de estudiar el conocimiento en el
hombre, es estudiar la adquisición del conocimiento en los
niños.
La conclusión de Piaget fue que la observación y la razón son
importantes y uno no puede tener lugar sin el otro.
Conocimiento físico, lógico-matemático y social
(convencional)
El conocimiento físico es el conocimiento de los objetos que
están “allá”, observables en la realidad exterior. La fuente del
conocimiento físico está parcialmente en los
objetos. La única forma en que un niño puede descubrir las
propiedades físicas de los objetos es actuando sobre ellos
materialmente y observando cómo éstos actúan sobre sus
acciones. Por ejemplo, al dejar caer un vaso y una pelota al
suelo, el niño descubre que los objetos reaccionan de distinta
manera a la misma acción. El conocimiento físico no puede ser
construido fuera del marco lógico –matemático. La fuerza del
conocimiento está parcialmente dentro de los objetos.
La fuente del conocimiento lógico-matemático está en el
niño y está construido por la coordinación de relaciones
que tienen su origen en las acciones mentales del niño. Un
ejemplo es saber que hay más pelotas en el mundo que
pelotas rojas. Es a través de la coordinación de “igual”,
“diferente” y “más” que el niño lega a saber que hay más
bolas que bolas rojas. Este conocimiento no puede ser
construido si no hay objetos en el ambiente del niño que
éste pueda relacionar (esquemas de clasificación).
Representa la tradición racionalista de enfatizar la razón.
Piaget distinguió un tercer aspecto del conocimiento que
puede ser llamado conocimiento social (convencional) que
se fundamenta parcialmente en la realidad exterior y no se
construye de la realidad exterior sino desde adentro a través
del marco lógico-matemático en interacción con el medio
ambiente. Por ejemplo que no hay clases los sábados y
domingos, que el 25 de Diciembre es Navidad (las
convenciones que la gente ha elaborado). Como el
conocimiento físico es en parte empírico.

La enseñanza de aritmética y la naturaleza del


conocimiento.
La distinción entre el conocimiento físico, lógico-matemático
y social, permite a los educadores analizar cada materia con
más precisión que antes de conceptualizar los nuevos
principios de la enseñanza. Por ejemplo, los concepto
numéricos pertenecen al conocimiento lógico-matemático,
pero los números en palabras habladas “uno”, “dos”, “tres” y
y los signos escritos (2+) pertenecen al conocimiento social.
La teoría de Piaget nos permite comprender que, al iniciar la
aritmética, la única parte que puede ser enseñada es la
parte superficial de la materia.
El uso de situaciones de la vida diaria y juegos en grupo,
intenta ayudar al niño a construir su pensamiento lógico-
matemático, en vez de enseñarle la habilidad superficial
necesaria para escribir respuestas.
Cómo se construye un conocimiento lógico-
matemático?
A través de un proceso de abstracción.
Para Piaget, hay dos tipos de abstracción. La abstracción
empírica, es la abstracción de objetos que están “allá
afuera”, observables en la realidad exterior (el niño abstrae
la propiedad de un objeto enfocándolo e ignorando los
demás. La abstracción reflexiva no se hace de objetos, si no
de la acción mental del sujeto sobre esos objetos
(relaciones “diferente”, “similar” y “dos”).
Es bien conocido que los juegos son buenos para aprender
aritmética; pero en su teoría, Piaget utiliza los juegos como
actividad principal y no como suplemento y no sólo son
usados para enseñar aritmética, si no para promover el
desarrollo de la autonomía moral y social.
Creer que los niños aprenden internalizando el conocimiento
creado por generaciones anteriores, demuestra que los
educadores han contemplado al niño como un recipiente
vacío que hay que llenar hasta cierto nivel.
Los reformistas Dewey y Freinet, estaban convencidos de
que los niños tenían que experimentar activamente y llegar a
sus propias conclusiones.
La teoría de Piaget reveló que los niños aprenden
construyendo relaciones desde adentro, a través de la
interacción con el medio ambiente, y coordinando las
relaciones que construyeron anteriormente.
Un examen profundo de viejas creencias.
La teoría de Piaget, sugiere la necesidad de un examen
completo de viejos conceptos en educación. La suposición
que las escuelas deben enseñar a los niños a someterse a
trabajos irrelevantes está totalmente superada. La disciplina
es buena pero un trabajo duro libremente aceptado no es lo
mismo que uno impuesto a la fuerza.
Lo que se enseña y se aprende es un tema que deben
discutir los educadores. La educación está ahora en un
nivel de desarrollo similar a la etapa de la astronomía
anterior a Copérnico. Los educadores están tratando de
resolver dificultades como notas bajas, apatía, drogas y
vandalismo como si fueran problemas separados. La teoría
de autonomía de Piaget, sugiere la necesidad de una
revolución en la educación. Lo que la educación actual
necesita es una reconceptualización de objetivos. Al
enfocar la autonomía del niño, podemos producir
indirectamente los viejos valores que no logramos
transmitir de otra forma. Los niños construyen valores y
conocimiento cuando su individualidad es respetada. La
autonomía como finalidad de la educación es una nueva
idea que revoluciona la educación, pero también se
percibe un regreso a los viejos valores humanos.
REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Kamii, C. La autonomía como finalidad de la Educación, Programa


Regional de Estimulación Temprana, UNICEF. Pp. 1-52