Anda di halaman 1dari 40

Neurociencias en el abordaje de la Diversidad:

Revisión de algunos avances en la materia y sus implicancias prácticas.

Christian Vera Vidal


Psicólogo Educacional
Ideas iniciales
• Las Neurociencias, y su objeto de estudio, hoy se posicionan
ampliamente dentro del estudio del cerebro humano, tanto por el
cumulo de conocimiento que han sido capaces de obtener y producir,
como por las proyecciones y aplicaciones que podemos extraer de
estos avances.

• Dentro de ese escenario deberemos revisar lo que es la interacción


entre Neurociencias, la Psicología y la educación y cuales son sus
aportes a la pedagogía.

• Prolífica es la literatura asociada a un campo de estudio en expansión


Algunas Definiciones
• Neurociencia:
• La neurociencia se define como el estudio científico del

sistema nervioso (principalmente el cerebro) y sus

funciones. Estudia las complejas funciones de

aproximadamente 86 mil millones de neuronas o células

nerviosas que tenemos. De las interacciones químicas y

eléctricas de estas células, las sinapsis, se derivan todas las

funciones que nos hacen humanos. (Campos, 2014, p.12)


Algunas Definiciones
Neurociencia educacional:

La neurociencia educacional podrá aportar a una

transformación significativa de los sistemas

educativos, pues la interacción entre ciencias,

investigación, conocimiento y práctica, alcanzará crear

fundamentos sólidos tanto para responder a las

dificultades como para desarrollar habilidades en millones

de docentes y estudiantes. – (Campos, 2014, p 19.)


Pilares de soporte al fomento
de la neurociencia
educacional (Campos, 2014, p 22,23.)
• Cada cerebro es único, irrepetible, aunque su
anatomía y funcionalidad sean particularmente de
la raza humana.

• Cada ser humano tiene su propio ritmo de


desarrollo y de aprendizaje, vinculado a su historia
genética y al ambiente en el que va creciendo y
desarrollándose.

• El cerebro no es un órgano estático, aprende y


cambia gracias a las experiencias vividas desde los
primeros momentos de vida.
Pilares de soporte al fomento
de la neurociencia
educacional
• El proceso de desarrollo cerebral es gradual y
por ello el aprendizaje debe ser construido
respetando este proceso de neurodesarrollo.

• El cerebro, es el único órgano del cuerpo


humano que tiene la capacidad de aprender y
a la vez enseñarse a sí mismo.

• La plasticidad cerebral permite a los seres


humanos aprender durante toda la vida.
Pilares de soporte al fomento
de la neurociencia
educacional
• Las emociones son una parte esencial de las
experiencias del ser humano, por lo que también
estarán presentes durante el proceso de
aprendizaje. Los estados de ánimo, los
sentimientos y las emociones pueden afectar la
capacidad de razonamiento, la toma de decisiones,
la memoria, la actitud y la disposición para el
aprender.
• El ambiente y las demás personas que lo
componen ejercen una gran influencia en el
desarrollo de nuestros cerebros.
• El cerebro aprende y busca significados a través de
patrones: los detecta, los aprende y encuentra un
sentido para utilizarlos.
Pilares de soporte al fomento
de la neurociencia
educacional
• El alto nivel de estrés (estrés tóxico) provoca
un impacto negativo en el aprendizaje, cambia
al cerebro y afecta las habilidades cognitivas,
perceptivas, emocionales y sociales

• El cerebro necesita del cuerpo así como el


cuerpo necesita del cerebro, ambos son
necesarios para el aprendizaje y el desarrollo
de habilidades cognitivas, físicas,
sensoperceptivas y hasta emocionales.
Pilares de soporte al fomento
de la neurociencia
educacional
• El cerebro tiene diferentes sistemas de
memoria, que pueden almacenar desde una
pequeña cantidad de datos hasta un número
ilimitado de ellos. La memoria es una de las
funciones más complejas del cerebro y que es
diariamente estimulada en el aula. Saber cómo
se da el proceso de adquisición,
almacenamiento y evocación permitirá al
docente elaborar propuestas de aprendizaje
con frecuencia, intensidad y duración más
adecuadas.
Pilares de soporte al fomento
de la neurociencia
educacional
• Las investigaciones relacionadas a los periodos
de sueño y vigilia están demostrando la
enorme importancia que tiene el sueño para el
buen funcionamiento del cerebro. Está
relacionado con los procesos cognitivos,
principalmente en lo que se refiere a la
consolidación de los aprendizajes. Además, la
falta de sueño puede disminuir los sistemas
atencionales, las destrezas motoras, la
motivación, las habilidades del pensamiento, la
memoria, la capacidad de planificación y
ejecución.
Las emociones en la educación
• En relación con la educación
específicamente, Goleman propuso el
término de inteligencia emocional (IE), casi
en contraposición con el de cociente
intelectual (CI), y afirmó que si bien es cierto
que tenemos de alguna manera dos mentes
y dos clases diferentes de inteligencia,
nuestro desempeño en la vida está
determinado por ambas.
(de la Barrera, 2009)
Las emociones en la educación

• Precisamente entiende a la inteligencia


emocional como un conjunto de habilidades
que permiten ser capaz de motivarse y
persistir frente a las decepciones; controlar
el impulso y demorar la gratificación, regular
el humor y evitar que los trastornos
disminuyan la capacidad de pensar; mostrar
empatía y abrigar esperanzas.
(de la Barrera, 2009)
Metacognición y Aprendizaje

• Blakemore y Frith (2005) afirman que tal


vez el objetivo de la educación para los
adolescentes debería cambiar e incluir
un refuerzo de control interno, esto es,
por ejemplo, un aprendizaje
autorregulado, cierta evaluación crítica
del conocimiento transmitido y
habilidades de metaestudio.
(de la Barrera, 2009)
Metacognición y Aprendizaje

• Las dos herramientas psicopedagógicas


y didácticas con mayor potencial
configurador del cerebro humano son la
metafectividad y la metacognición,
acompañadas de un alto esfuerzo
intelectual mediante preguntas
problematizadoras. (Ortiz, 2015, p131)
Ambientes de Aprendizaje

• El ambiente afecta tanto la estructura del


cerebro como su funcionalidad; un
ambiente apropiado es esencial para
conformar partes sustanciales del mismo.
• Y esta afirmación podríamos trasladarla
con total confianza al ambiente de una
clase y, aun, a una situación de aprendizaje
más amplia.
(de la Barrera, 2009)
Ambientes de Aprendizaje

• Necesitamos entonces de docentes


interesados en la construcción, por parte
de los alumnos y con su ayuda, del
significado y la comprensión de los
contenidos que están aprendiendo;
creando ambientes de aprendizaje que
sean menos temibles y más desafiantes
(Bruer, 1999) comprometiéndose los
estudiantes activamente y sumergiéndose
en experiencias más complejas pero
interesantes. (de la Barrera, 2009)
Diseño Universal de
Aprendizajes
• Al reflexionar sobre los fundamentos neurocientificos de esta
propuesta, no encontramos con que “Los estudios evidencian
que el cerebro posee una estructura modular, esto es, se
compone de diversas regiones o módulos, cada uno de los cuales
está especializado en tratar distintos aspectos de la realidad.
“(Alba, 2014, p12)

• Así mismo agrega, “Del mismo modo, en función de la tarea que


se pretenda realizar, se activarán unos determinados módulos u
otros, lo que implica que el aprendizaje se distribuye en torno a
diferentes regiones. Los módulos, además, trabajan en paralelo,
activándose de forma simultánea para tratar todos los elementos
de un mismo estímulo. “(Alba, 2014, p12)
Las investigaciones no solo explican la forma en la que funciona el cerebro, sino

que también ponen de manifiesto la diversidad neurológica existente entre las

personas. Hay diferencias en la cantidad de espacio del cerebro que ocupa cada

módulo, en función de las personas. Asimismo, se encuentran divergencias

interpersonales en cuanto a los módulos implicados para la resolución de una

misma tarea.

Todas estas diferencias suponen una evidencia neurocientífica de la diversidad del

alumnado en relación con el aprendizaje. No hay dos cerebros totalmente iguales;

por tanto, no hay dos alumnos que aprendan de la misma manera.

(Alba, 2014, p12)


En base a lo anterior Pastor, 2014, destaca que a partir
de la compleja red que establecen las neuronas, y que
comunican las distintas partes del cerebro, se pueden
reconocer tres subredes cerebrales, presentes en el
proceso de aprendizaje y que al mismo tiempo se
encuentran especializadas, y difieren de su
funcionamiento en cada persona.
Así, hay estudiantes que reconocen y procesan mejor la
información por la vía auditiva que por la visual y viceversa.
Otros alumnos, por ejemplo, serán buenos al diseñar
estrategias, pero no al ejecutarlas o evaluarlas; habrá
alumnos que aprenderán mejor mediante ensayo-error,
practicando, mientras que otros asimilarán mejor los
contenidos de forma vicaria (a través de modelos). Del
mismo modo, no todo el alumnado se motivará de igual
forma y presentará diferencias en el modo de implicarse en
su propio aprendizaje. (Alba, 2014, p 13)
Principios del DUA (Alba, 2014)
• Principio I. Proporcionar múltiples formas de
representación de la información y los contenidos (el qué
del aprendizaje), ya que los alumnos son distintos en la
forma en que perciben y comprenden la información.

• Principio II. Proporcionar múltiples formas de expresión


del aprendizaje (el cómo del aprendizaje), puesto que
cada persona tiene sus propias habilidades estratégicas y
organizativas para expresar lo que sabe.

• Principio III. Proporcionar múltiples formas de


implicación (el porqué del aprendizaje), de forma que
todos los alumnos puedan sentirse comprometidos y
motivados en el proceso de aprendizaje.
Trastornos del
Neurodesarrollo
• Discapacidad intelectual o trastorno del desarrollo intelectual.
• Trastornos de la comunicación.
• Trastornos del espectro autista.
• Trastornos por déficit de atención con hiperactividad.
• Trastornos específicos del aprendizaje.
• Trastornos del desarrollo de la coordinación o función motora.
• Trastornos por tics.
(Palacios, 2017, cap 11)
Principios generales y características del neurodesarrollo:
reflexiones a la luz de la evidencia en neurociencias

• Los estudios en neuroimagen han mostrado que el


desarrollo del cerebro (también llamado neurodesarrollo
[ND]) sigue trayectorias complejas que necesitan cumplir
con tiempos específicos para alcanzar su “momento de
maduración” en cada una de las regiones. Este término,
aunque tal vez no sea el más exacto, intenta reflejar un
estado óptimo estructural y funcional para poder
contender con las demandas que el medio ambiente
presenta para cada etapa de la vida del ser humano.
Aspectos generales de tratamiento para este grupo de TND

Contemplan tres puntos clave que se deberían tomar en


cuenta en el tratamiento de cualquier trastorno.
Estos puntos son:
1) reducción de síntomas y conductas centrales para cada
trastorno;
2) desarrollo de habilidades para alcanzar el mayor
potencial, y
3) tratamiento de los síntomas que generan disfunción o
causan preocupación a la familia y/o cuidadores.
Tratamiento del TDAH

El tratamiento debe ser integral, multimodal con


intervenciones biológicas y psicosociales, con la
inclusión de estrategias para modificar el estilo de
vida a uno saludable.
Las guías prácticas para el tratamiento de
problemas de salud mental en niños, adolescentes
y adultos integran el tratamiento farmacológico
con intervenciones psicosociales, como son la
psicoterapia y el entrenamiento a los padres,
además de la psicoeducación.
Tratamiento del TDAH

Las intervenciones no farmacológicas comprenden


medidas psicosociales y recomendaciones para un
estilo de vida saludable, como lo son aquellas que
tienen que ver con la dieta, práctica de ejercicio
aeróbico (p. ej., 30 minutos al día, por la mañana o
la tarde, al menos seis veces a la semana) y con la
higiene y la calidad de sueño.
Tratamiento del TDAH

Las intervenciones psicosociales incluyen el


entrenamiento de los padres, enfocado en la
comunicación efectiva y directa que mejore la
relación padre/hijo.
También se deberá habilitar a los pacientes con
mejores estrategias de organización. En
adolescentes y adultos se debe incorporar la
terapia cognitivo-conductual (TCC) que busque
disminuir la disfuncionalidad y mejorar las
habilidades de resolución de problemas diarios.
Tratamiento de los trastornos del espectro autista

Los síntomas centrales del TEA se encuentran en


combinación con los síntomas que preocupan a sus
cuidadores y disminuyen la funcionalidad del
individuo.
Esta característica hace que las intervenciones
psicosociales sean cruciales en la rehabilitación de los
individuos afectados.
Actualmente se apoya la idea de las intervenciones
tempranas en la etapa preescolar, con intervenciones
intensivas sobre la conducta.
Estas acciones tratan de explotar las habilidades del
individuo y lograr mejorar la conducta del mismo en
situaciones de la vida real. Con esta intervención la
comunicación social mejora.
Tratamiento de los trastornos del espectro autista

Existen programas específicos como el llamado


Educación y tratamiento para el autismo y
comunicación en niños con discapacidad (TEACCH,
Treatment and Education of Autistic Children with
Communication Handicaps).
Este programa se basa en la educación de los
padres, cuidadores, niños o cualquier personal
involucrado en la educación del paciente, a fin de
fomentar el desarrollo de habilidades en atención
conjunta y comunicación recíproca efectiva.
Tratamiento de los trastornos del espectro autista

En niños en edad escolar los esfuerzos se dirigen a


otro síntoma central: el aislamiento social.
Las intervenciones en esta área se enfocan en el
desarrollo de habilidades sociales en ambientes
específicos tales como equipos deportivos, escuela
y organizaciones a las que pertenezcan.
Por último, las intervenciones psicosociales
dirigidas a mejorar los movimientos o conductas
repetitivas y dificultades sensoriales del TEA son
pocas. Entre las intervenciones psicosociales están
las terapias de integración auditiva y sensorial (SIT
y AIT).43
Palabras Finales
Gracias.
Referencias
• Alba, C. Sanchez, J. Zubilllaga, A. (2014). Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA). Pautas
para su introducción en el currículo. Recuperado de:
http://educadua.es/html/dua/pautasDUA/dua_pautas.html
• Campos, Anna Lucía. (2014). Los aportes de la neurociencia a la atención y educación de la
primera infancia. Recuperado de:
https://www.unicef.org/bolivia/056_NeurocienciaFINAL_LR.pdf

• DE LA BARRERA, M., Donolo, Danilo. (2009) Neurociencias y su importancia en contextos de


aprendizaje. Revista Digital Universitaria. Vol. 10. Recuperado de :
http://www.revista.unam.mx/vol.10/num4/art20/int20.htm

• Ortiz, A. (2015), Neuroeducación ¿Cómo aprende el cerebro humano y cómo deberían enseñar
los docentes?. Recuperado de: https://www.researchgate.net/publication/315842120

• Palacios, L. Arias-Caballero, A. Galicia, E. Cabrea, A. de la Peña, F. (2017) Trastornos del


neurodesarrollo. En de la Fuente, J. Heinze, G. Salud mental y medicina psicológica (3ª ed, Cap.
11). Ciudad de Mexico: McGRAW-HILL INTERAMERICANA EDITORES