Anda di halaman 1dari 11

L A OBEDIENCIA

DEBE
CONVERTIRSE EN
UN HÁBITO
CAPITULO 12
Debe inculcársele el hábito mediante esfuerzos
amables y persistentes. Así se podrán evitar en
un extenso grado, aquellos conflictos ulteriores
entre su voluntad y la autoridad, que tanto
contribuyen a despertar en las mentes de los
jóvenes la enemistad la amargura hacia sus
padres y maestros y demasiado a menudo,
resistencia a toda autoridad humana y divina.
“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también
segará…No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”
Gálatas 6: 7, 9
La primera preocupación de los
padres debería ser establecer un
buen gobierno en la familia. La
palabra de los padres debería
ser ley, y excluir toda disculpa o
evasiva. Los niños, desde su
misma infancia, deberían ser
“Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y
una casa dividida contra sí misma, cae.” Lucas 11: 17
enseñados a obedecer
implícitamente a sus padres.
La disciplina estricta a veces puede causar desazón, y los niños
querrán actuar según su propia voluntad.
Como maestros en su propia familia, los padres han de ver que no se
desobedezcan las reglas. . . . Al permitir que sus hijos desobedezcan,
fracasan en el ejercicio de la debida disciplina. Los niños deben ser
llevados hasta el punto de que se sometan y obedezcan. La
desobediencia no debe permitirse.
Los requerimientos de los "Ahora pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de
padres deben ser siempre ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes
en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a
razonables; deben Jehová tu Dios con todo tu corazón, y con toda
tu alma; que guardes los mandamientos de
expresar bondad, no por Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy,
una negligencia insensata, para que hayes bien?"(Deut. 10: 12, 13.)
sino por una sabia
dirección. han de enseñar
Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien,
a sus hijos en forma la muerte y el mal. Deut. 30:15
agradable, sin reñir ni
censurarlos, procurando
Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni
ligar consigo el corazón de yo te condeno; vete, y no peques más. Juan 8:11
los pequeñuelos con
sedosas cuerdas de amor.
En la enseñanza de nuestros propios hijos, y en la
enseñanza de los hijos ajenos, hemos comprobado
que ellos no aman menos a sus padres y guardianes
por restringirlos de hacer el mal .
Muchos padres cristianos fracasan en la
tarea de mandar a sus hijos después de
Y se levantó Manoa, y siguió a
ellos, y luego se admiran de que sus hijos
su mujer; y vino al varón y le
sean perversos, desobedientes,
dijo: ¿Eres tú aquel varón que
desagradecidos e impíos. Tales padres habló a la mujer? Y él dijo: Yo
están bajo el reproche de Dios. Han soy. Entonces Manoa dijo:
fallado en enseñarles la primera lección Cuando tus palabras se
del cristianismo: "El temor de Dios es el cumplan, ¿cómo debe ser la
principio de la sabiduría". Dice el sabio: "la manera de vivir del niño, y qué
necedad está ligada en el corazón del debemos hacer con él? Jueces
muchacho". El amor a la necedad, el deseo 13: 11, 12
de hacer el mal, el odio por las cosas
sagradas, son algunas de las dificultades
que los padres deben enfrentar en el
campo misionero del hogar. . .
"Entonces tus oídos oirán a tus espaldas En la fortaleza de Dios, los padres
palabra que diga. Este es el camino, andad por
él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco
deben levantarse y mandar a su
torzáis a la mano izquierda." Isa. 30: 21. familia en pos de ellos. Deben
aprender a reprimir el mal con una
mano firme, y sin embargo sin
impaciencia o pasión. No deberían
dejar a los niños adivinar lo que
es correcto, sino que deberían
señalar el camino con términos
inequívocos y enseñarles a andar
por él.
Un hijo desobediente hará gran daño a aquellos con
quienes se asocie, porque formará a otros niños
según su propio modelo.
Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán
Las lecciones de obediencia, de respeto
sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y
por la autoridad, necesitan repetirse a hablarás de ellas estando en tu casa, y
menudo. Esta clase de obra realizada en andando por el camino, y al acostarte, y
la familia constituirá una poderosa cuando te levantes. Y las atarás como una
señal en tu mano, y estarán como frontales
influencia para el bien, y no sólo se entre tus ojos; y las escribirás en los postes de
evitará que los hijos hagan el mal y se tu casa, y en tus puertas. Deut. 6: 6-9
los constreñirá a amar la verdad y la
justicia, sino que también los padres
recibirán el mismo beneficio. Esta clase
de obra que el Señor requiere no puede
ser hecha sin una seria meditación de su
parte, y sin mucho estudio de la Palabra
de Dios, a fin de que puedan instruir de
acuerdo con sus directivas