Anda di halaman 1dari 46

ORIGEN Y GENESIS

PROCESOS
FORMADORES
Vegetación Materia • Todos los suelos derivan
Factores orgánica de las rocas
climáticos y
• El origen primario de los
biológicos
suelos se debe a la
Enriquecen o evolución del material
Migración empobrecen parental proveniente de
Tiempo los la transformación de las
horizontes rocas por variados
mecanismos de
Roca madre Constituyentes meteorización
o material minerales • El material parental
original
puede permanecer in
situ y originar un suelo o
ser transportado por
distintos agentes a otro
lugar y allí desarrollar un
suelo
ROCA MADRE O MATERIAL ORIGINAL
ROCAS IGNEAS ROCAS SEDIMENTARIAS ROCAS METAMORFICAS
Son aquellas que originalmente Se originan por depositación y Se forman por alteración de rocas
constituyeron la corteza de la recementación de productos de ígneas y sedimentarias debido al
tierra después de que esta se descomposición de otras rocas calor o a la presión, o a la acción
enfrió lo suficiente para simultanea de ambos
endurecerse o cristalizarse en
superficie
Corresponden al magma
consolidado
En general son susceptibles a Son resistentes a los cambios
cambios químicos químicos
Su clasificación se basa en la
proporción y tamaño de sus
componentes minerales, su
contenido de sílice y su grado de
cristalinidad
Algunas de estas son granito, Algunas de estas son caliza, Algunas de estas son gneis,
diorita, basalto dolomita, arenisca, conglomerado esquisto, pizarra, cuarcita, mármol
CICLO DE LAS ROCAS
Los diferentes tipos de rocas están relacionados entre si,
pudiendo derivarse las unas de las otras y por ellos se
habla del ciclo de las rocas, que a su vez está relacionada
con la génesis de los suelos.

La roca madre de los suelos esta compuesta de minerales,


siendo la mayoría de ellos alumino – silicatos de metales.

Los minerales primarios que principalmente constituyen las


rocas son: cuarzo, ortoclasa, plagioclasa, muscovita, biotita,
hornablenda, augita, olivino, magnetita, apatita.
MINERALES
Producto de la
meteorización de las rocas.

Su composición depende del


tipo de roca, de las
condiciones de
meteorización y del tiempo
de meteorización.

Sujetos a un proceso de
degradación física y
mecánica y alteración
química que provoca la
transformación de los
minerales primarios en
secundarios, especialmente
arcillas
METEORIZACION

Combinación de procesos físicos y químicos de desintegración y descomposición de


las rocas en fragmentos minerales y productos solubles e insolubles, algunos de los
cuales se recombinan para formar minerales secundarios de diversos grados de
complejidad.

Meteorización Física Meteorización Química Meteorización Biológica


La roca original se Es un proceso de Los organismos vivos
desintegra en fragmentos descomposición en que participan de la
de menor tamaño, cambia la naturaleza de meteorización física y
preparando el material a la la roca original. química
acción química.

Los procesos físicos y químicos transforman las rocas y minerales en formas más
estables bajo las condiciones de la superficie terrestre. Ambos procesos ocurren
juntos en la naturaleza y es difícil separar sus efectos.
METEORIZACIÓN FÍSICA
Fluctuaciones de Temperatura: Ocurren entre el día y la noche, produciendo un
calentamiento y enfriamiento de rocas y minerales, que tienen diferentes coeficientes de
expansión y contracción, lo que provoca un juego de fuerzas que tienden a separar los
minerales y capas concéntricas al núcleo de una roca.

Hielo: El agua al congelarse, aumenta en un 9% su volumen, lo que tiende a partir las


rocas. Este fenómeno es típico en los taludes en la Cordillera de los Andes.
Agua: El agua en escurrimiento favorece al desgaste de las rocas, especialmente
cuando arrastra sedimentos.
Formación de Cristales: Las sales en solución pueden cristalizarse, aumentando su
volumen, lo que genera fuerzas que contribuyen a la separación de minerales o de
partículas, como en una arenisca.

Acción Mecánica de las raíces: Aprovechando grietas pre – existentes se introducen,


contribuyendo a separar más la roca.
METEORIZACION FISICA
METEORIZACIÓN QUÍMICA
Disolución: Solubilización de rocas solubles (yeso) y el transporte posterior de los elementos solubles.
Depende de la temperatura, del pH del medio, de la cantidad de agua y de la interacción con otros iones.
Hidrólisis: Reacción de un mineral con el agua para dar un acido y una base. Los aluminosilicatos se
comportan como si fueran sales del acido silícico (débil) y una base fuerte, de modo que el H+ reemplaza
al catión de la sal en la estructura del mineral, produciendo su colapso.
K Al Si3O8 + HOH H Al Si3O8 + KOH
2H Al Si3O8 + 8OH Al2O3 . 3H2O – 6H2SiO3
Hidratación: Incorporación de moléculas de agua en la estructura cristalina de un mineral, originando un
mineral distinto.
2Fe2O3 + 3H2O Hematita 2Fe2O3 . 3H2O Limonita
Carbonatación: Reacción de los iones carbonato bicarbonato con los minerales. Estos iones provienen de
la disolución del CO2 originado por la actividad microbiana del suelo y de las raíces de las plantas.
CaAl2Si2O8 + 3H2O + 2CO2 → Al2Si2O(OH)4 + Ca2++ + 2HCO-3
Oxidación: Afecta a aquellos elementos que pueden actuar con distintas valencias, tales como el hierro y
el manganeso. Está asociado a cambios de volumen y color y a revestimientos de colores oscuros.
4FeO + O2 → 2Fe2O3
Quelación: Se produce por la asociación de compuestos orgánicos con metales, por ejemplo el Cu, que
son encerrados en una estructura orgánica que permite su movilización en el perfil.
METEORIZACION BIOLOGICA
Desprendimiento de anhídrido carbónico en la
respiración
La secreción de productos orgánicos activos en la
meteorización
La formación de complejos y quelatos
La intervención en la movilidad de los distintos
elementos
La formación de humus
Efectos mecánicos de animales y plantas
METEORIZACION
Resistatos: fragmentos
de roca
Heredados: productos
resultantes de minerales
pre existentes en la roca
(meteorización química)
Transformados:
minerales con ciertas
modificaciones
Neo formados: minerales
formados como resultado
de la reorganización de
los productos liberados
en la meteorización
Componentes solubles:
PROCESOS EDAFOGENETICOS

La formación de un suelo es el resultado de la acción combinada de muchos


procesos, integrados por una serie de reacciones y redistribuciones de
materia. Los procesos edafogenéticos que dan lugar a un suelo concreto son
aquellos que resultan compatibles con los factores formadores que
prevalecen en un lugar y momento determinados y se prolongan a lo largo
del tiempo.

Teniendo en cuenta que el suelo es un sistema dinámico abierto, los


procesos que se pueden identificar son:

Adiciones al suelo
Transformaciones dentro del suelo
Transferencias o Translocaciones dentro del suelo
Perdidas a partir de la superficie del suelo y por la parte inferior del suelo
Adiciones al suelo

• Incremento del contenido de materia orgánica

Deriva de la presencia de vegetación

• Aportaciones

mecanismos de adición de materiales al suelo: aluvionamiento,


coluvionamiento, tefra aportación
Transformaciones dentro del suelo

• Meteorización
• Humificación
• Edafoturbación
Los materiales del suelo sufren cambios posicionales y efectos de mezcla. Se deben a la fauna, raíces,
expansión-retracción de las arcillas, hielo-deshielo, etc.
• Rubefacción
Deshidratación de los oxi-hidróxidos de hierro liberados por la meteorización y ligados a las arcillas.
• Brunificación
Proceso en el que el hierro actúa de enlace entre los ácidos húmicos y las arcillas.
• Gleificación
Condiciones de reducción de los óxidos de hierro que llegan a alcanzar la forma ferrosa. Condiciones de
exceso de agua.
• Formación de materiales sulfurosos
Reducción de sulfatos. La actividad de los microorganismos anaeróbicos da lugar a la formación de
monosulfuros de hierro y posteriormente bisulfuros, que pueden precipitar en forma de pirita (FeS2)
• Formación de materiales sulfúricos
El drenaje de suelos con materiales sulfurosos provoca su oxidación conducente a la aparición de anión
sulfato, que puede formar sulfatos de hierro, de aluminio, que en presencia de ión sodio y potasio se
produce sulfatos ácidos.
Translocaciones dentro del suelo
Cambio de posición de un componente, con la consiguiente acumulación, lo que expresa la concentración
de materiales en ciertos puntos o niveles en el interior del suelo.
• Translocaciones en solución
Componentes solubles como caliza, yeso, sales, tras un desplazamiento en solución, precipitan en ciertas
zonas del perfil a causa de diversos mecanismos. Por su importancia en climas áridos y semi áridos se
tiene:
- Calcificación
- Petrocalcificación
- Gypsificación
- Petrogypsificación
- Salinización
- Sodificación
- Alcalinización
- Formación de duripan
- Petroferrización
• Translocaciones en suspensión
El transporte se produce en suspensión en el agua que circula a través del perfil, y luego acumularse. Los
componentes afectados pueden ser arcillas, humus, oxihidroxidos, hierro, aluminio,etc.
- Argiluviación
- Translocación de arcillas sódicas
- Queluviación y podsolización
Perdidas a partir de la superficie del suelo y por la parte inferior
del suelo

Eluviación: Perdida de componentes. Lleva a la génesis de horizontes


empobrecidos, que se consideran de carácter residual.

Lavado: Proceso de perdida de componentes en forma soluble en el agua.

Lixiviación: Migración de un componente del suelo (lavado), por la acción


de un agente químico (desalinización, descarbonatación, etc.).

Erosión: Pérdida de la parte superior del perfil.


TEORIA DE SIMONSON

Existen solo cuatro


procesos principales que
dan origen a los
diferentes suelos y
cuyas diferencias se
deben a las distintas
intensidades con que se
manifiesta:

Adiciones al suelo
Transformaciones
Transferencias
o Translocaciones
Perdidas o Remociones
FACTORES
FORMADORES
El origen y las
características del suelo
están determinados por
la interacción de cinco
factores principales de
formación: Clima,
factores bióticos,
litología, tiempo y
geomorfología.

S = f(c,fb,l,t,g)
RELACIÓN MATERIAL ORIGINARIO - SUELO
La relación entre la formación del suelo y el material del que
procede, se toma en cuenta:
El tipo de roca
El material originario Material in situ
constituye un elemento Rocas ígneas, metamórficas, sedimentarias
Material transportado y depositado: No consolidado
pasivo sobre el que
Materiales aluviales y coluviales
actúan otros factores
Depósitos glaciares y sedimentos lacustres
que lo transforman. Sedimentos marinos
Representa el estado Cenizas volcánicas
inicial, que puede ser Su comportamiento frente a los fluidos
una roca consolidada, Consistencia, permeabilidad, macro estructura y
un deposito no estabilidad
consolidado o un suelo Los productos que pueden dar al meteorizarse
preexistente. Es el Minerales de arcilla
suelo en el momento Elementos alcalino – térreos liberable
cero. Hierro liberable
Las condiciones de medio (humedad, temperatura y drenaje).
La meteorización de una roca da lugar a una capa que difiere de ella por su granulometría, su
mineralogía o por ambas cosas. Esta capa se denomina regolita, su limite inferior es el frente de
meteorización y el superior la superficie del suelo.

La meteorización en un principio actúa paralelamente a la superficie de la roca, y a la del suelo


posteriormente, los fenómenos que se generan son función de la distancia a dicha superficie. La
relativa constancia de éstas en profundidad o la aparición de un ritmo anómalo (estratificación)
suelen ser indicadoras de que la acción edafizante no ha alcanzado estos niveles.

La influencia del material originario se deja sentir en el suelo determinando en parte el color, la
textura, la estructura, la reacción, etc. Tal influencia dependerá de la susceptibilidad de la roca a
meteorizarse, de sus características físicas, del régimen de humedad y de la edad del suelo. Con
tiempo y con un clima más húmedo un suelo irá diferenciándose cada vez más del material originario.

Un mismo tipo de roca que evolucione bajo distintas condiciones de medio puede dar lugar a suelos
con distintas características, mientras que diferentes rocas bajo un mismo clima suficientemente
enérgico y con una acción prolongada pueden dar suelos análogos. A pesar de ello, se pueden
establecer algunas grandes líneas con las relaciones entre el tipo de roca y las características de los
suelos resultantes.
TIPO DE ROCA CARACTERISTICAS POSIBLES EN EL SUELO
Granitoides Tendencia arenosa. Con régimen de humedad percolante: suelos ácidos.
Basalto y cenizas Tendencia arcillosa. Color rojo oscuro a pardo oscuro. Elevado contenido en hierro.
volcánicas Con estación seca: arcillas esméctiticas.
básicas Con régimen percolante: Caolinita.
Régimen perhumedo: alófana.
Esquistos Tendencia arcillosa. Arcillas micáceas (ilitas) y vermiculitas.
Con estación seca: Esmectitas.
Areniscas Textura gruesa. Muy permeables, en general. Régimen percolante: suelos ácidos,
pobres en bases.
Arcosa Rico en arcilla, posible translocación de arcilla
Caliza Sobre caliza dura: suelos muy pedregosos, poco profundos. Régimen húmedo: rico
en arcilla
Lutitas Arcillitas: tendencia arcillosa.
Limonita: tendencia limosa (en suelos jóvenes)
Arena cuarzosa Arena cuarzosa. Escasa posibilidad de evolución.
En climas cálidos y húmedos puede llegar a desarrollarse un horizonte A importante.
RELACIÓN CLIMA - SUELO

El clima tiene una acción directa sobre la humedad y la


temperatura del suelo y una acción indirecta a través de la
vegetación. Interviene en la formación del suelo, al controlar el
tipo de procesos posibles y su intensidad. La precipitación
condiciona, por ejemplo, la translocación de sustancias en el
suelo y la radiación solar aporta energía al sistema. Por ello se
considera que el clima es un factor activo en la edafogénesis.

Muchas propiedades de los suelos presentan tendencias


regionales. Al desplazarse a lo largo de un meridiano pueden
establecerse relaciones entre el clima imperante en las
distintas latitudes y los suelos.
En condiciones
tropicales con
elevadas
precipitaciones y altas
temperaturas la
profundidad de la
alteración es
considerable y el grado
de transformación del
material original es
completo, llegando a
acumularse los óxidos
de Fe y Al, no así en
condiciones desérticas
o muy frías.
Relaciones geomorfología - suelo

La geomorfología estudia la evolución de la superficie terrestre, formas y


sedimentos resultantes de los procesos, teniendo en cuenta una dimensión
temporal e histórica. La dimensión temporal en el estudio de las formas se
desprende de que la superficie del territorio cambia a lo largo del tiempo, y
esta evolución lleva aparejada la del suelo. Los diversos rasgos y
características de un suelo debe relacionarse con la posición que ocupa el
suelo en el paisaje y los suelos próximos. De ahí la importancia del estudio
de las formas del terreno y de los depósitos superficiales.
Para relacionar
suelos y paisaje
puede resultar
suficiente
diferenciar tres
formas principales
del relieve: las
divisorias de aguas,
las vertientes o
laderas y los
fondos.
El paralelismo entre la historia de las formas y la de los suelos que
se desarrollan en ellas permite establecer relaciones entre unas y
otras. La comprensión de cómo ha funcionado el sistema suelo –
paisaje resulta esencial para poder inferir características y
comportamientos de unos a partir de las formas y viceversa. Los
estudios de campo permiten identificar, cartografiar y datar
superficies geomórficas con suficiente detalle para explicar como
se ha formado el sistema y como funciona.

En posiciones geomorficas estables, el suelo podrá alcanzar un


mayor grado de diferenciación de horizontes, al alcanzar el sistema
un mayor grado de organización.
La posición que ocupa el suelo en el paisaje condiciona la situación de la capa freática
y, por consiguiente, las condiciones de drenaje del suelo y los rasgos morfológicos
asociados a ellas, color, síntomas de oxido – reducción, tales como moteados,
concreciones, etc.

Drenaje
El drenaje de un suelo expresa la rapidez con que se elimina el agua en relación con los
aportes.
La existencia de una capa impermeable a cierta profundidad, por ejemplo, puede
provocar un mal drenaje en el suelo que se halla encima de dicha capa, si el suelo
recibe agua.
Se evalúa al observar las características del perfil, en especial su color

Permeabilidad
La permeabilidad hace referencia a la velocidad con que puede circular el agua dentro
del suelo. Los horizontes con poros grandes presentan una elevada permeabilidad.
Relaciones factores bióticos - suelo
La edafogénesis es el DIRECTOS INDIRECTOS
• Interviene en la • Actúa como filtro frente
resultado de la acción meteorización a: radiación solar,
combinada de los • Aporta materia lluvia, escorrentía
orgánica superficial, agua de
factores abióticos y • Cohesiona las percolación y viento
bióticos. Los procesos partículas • Secreción de
• Construye el sistema sustancias tóxicas por
de cambio en el suelo de huecos plantas superiores, la
microflora o presencia
atribuibles a factores de compuestos
bióticos se deben tanto húmicos tóxicos
• Sobre la fertilidad del
a efectos directos suelo
como a efectos
indirectos.
Actividad de la fauna:

Al estudiar el suelo en el campo se pueden observar montones de tierra de 20 cm


derivados de la actividad de los topos o de menor tamaño debido a lombrices, así como
termiteros de hasta 9 m de alto. En la descripción del perfil de un suelo pueden
identificarse diversos tipos de huecos y deyecciones.

La fauna del suelo puede actuar en la superficie del suelo, horizontes O, dentro del
suelo en el horizonte A o bien a cierta profundidad, lo que ocurre en suelos de zonas
semiáridas, por la falta de agua en la parte superior del suelo.

La fauna excavadora tritura y mezcla materiales del suelo, lo que contribuye a la


estructuración y favorece la formación de horizontes Bw, la permeabilidad y la aireación.
Su acción sobre horizontes preexistentes puede llegar a hacer desaparecer algunos de
sus rasgos, por efecto de la bioturbación. Cuando hay un predominio de un cierto tipo de
población animal (anélidos, enquitréidos, o larvas de coleópteros) tiende a producirse
una homogeneización del volumen trabajado por la fauna, si bien se establecerá una
nítida diferencia respecto al material subyacente.
Actividad de la vegetación:

La vegetación natural puede proporcionar información acerca de las condiciones del


medio (suelo y clima), pues el que consigan implantarse unas u otras plantas en un
determinado lugar viene condicionado por el medio. La dependencia de la vegetación
frente a la acidez del suelo es algo notorio, así como la diferencia entre la vegetación de
suelos ricos en carbonato de cálcico y la de suelos pobres o sin caliza. La presencia de
especies indicadoras permite interpretar las características de los suelos.

Existe relación entre la distribución de la vegetación y las condiciones edafoclimáticas.


Así por ejemplo, en función de la temperatura media anual, la precipitación anual media
y la relación entre la precipitación y la evapotranspiración, propone un esquema
simplificado que permite localizar de forma orientativa las principales formaciones
vegetales del mundo.
La vegetación es un factor de edafogénesis, pues tiene un papel directo en la formación
del suelo, por meteorización (papel colonizador de los líquenes o al fragmentar la roca
por el crecimiento de las raíces) y por el aporte de materia orgánica al suelo, cuyo
material originario carecía inicialmente de ella.

El papel indirecto de la vegetación deriva de su acción pantalla frente a la radiación


solar y frente al agua de lluvia lo que afecta al régimen de humedad del suelo, la
infiltración, la escorrentía y la erosión. Según sea el sistema radicular, éste interceptará
de distinta manera el agua, influyendo sobre la circulación de fluidos del suelo, lo que
tiene efectos sobre la translocación y el lavado de sustancias en el suelo.

La vegetación interviene en la formación, conservación y regeneración del suelo. Este


puede actuar como depurador natural frente a ciertos vertidos gracias a la acción de la
microflora y a la acción de mezcla de materiales desarrollada por la fauna.
Relaciones tiempo - suelo

La dimensión temporal de los suelos se manifiesta de distinta manera. Hay variaciones


a lo largo de día (contenido de anhídrido carbónico, actividad biológica, etc.), a lo largo
del año (salinidad, régimen de humedad, régimen de temperatura, pérdida de materiales
por erosión, contenido de nutrientes, etc.) o bien cambios que se expresan muy
lentamente a lo largo de muchos años (procesos de meteorización, diferenciación de
horizontes, translocación de componentes, etc.).

La edad de un suelo expresa el tiempo durante el cual han actuado los procesos
formadores, y para determinarla será necesario fijar un momento cero. Esto coincide
con el de formación de la superficie geomórfica sobre la que se desarrolla el suelo.
El estado inicial de un suelo puede ser:
Un suelo sobre la superficie geomórfica
Un suelo preexistente
Un suelo sobre otro suelo exhumado por erosión

El movimiento de materiales en un determinado territorio da lugar a


superficies de deposito, en los que habrá coincidencia entre el momento de
acabarse de depositar los materiales, la aparición de una nueva superficie y
el inicio de la formación del suelo.

Una nueva superficie puede tener su origen en un proceso erosivo, en un


aporte de materiales aluviales, en una regresión marina, en un depósito
morrenico, en el deposito de materiales piroclásticos, de una colada de
lava, de una colada de barro, por un movimiento de tierras, etc.
El número de años necesario para la formación de un suelo supera con mucho al de la
vida de un hombre, de acuerdo a lo siguiente: